viernes, 8 de junio de 2012

471.- OPUS DEI: SANTA MAFIA



OPUS DEI: SANTA MAFIA


LA SECTA OPUS Y EL DINERO NEGRO

Para ilustrar el tema adjunto un texto extraido del libro "El fin secreto del Opus Dei" capítulo 6.2

"Gracias al Opus Dei su Fundador fué el dueño real de toda la riqueza de la Obra y de la de los suyos. Con ese dinero, por ejemplo, compró el título que no le correspondía de marqués de Peralta (Ver "Falsificación del marquesado de Peralta", Ricardo de la Cierva, Capítulo X del libro "Los años mentidos" .

Los numerarios/as y agregados/as entregan todos sus sueldos, bienes y herencias al Opus Dei, quien lo invierte en sus inmuebles bajo la figura de sociedades mercantiles de las que los socios tienen firmado un vendí de sus acciones (igual que los miembros de la Obra hacen con todo aquello que figura a su nombre), con la fecha y nuevo dueño en blanco. Y todos estos falsos contratos estaban a disposición del fundador (y ahora del prelado), por lo que era el dueño real de todos los bienes de la Obra y de los suyos, aunque no para efectos fiscales y del público, para quienes ese hombre era más pobre que una rata." 

De este texto se desprende que a pesar de las enormes riquezas que se sabe posee el Opus, ante el fisco y el público son enormemente pobres. Es una vergüenza que hasta el momento ningún país haya perseguido estos delitos monetarios y fraude al fisco. Yo al menos no tengo noticia de que se haya hecho, y desde luego, no me cabe la menor duda que si alguna vez se hiciera, se haría público y con una resonancia internacional. 
Lo que se afirma en este libro del que se ha extraido el texto (del que no dudo sobre su veracidad, porque de lo contrario se habría prohibido por calumnias) es del dominio público, y el Opus a pesar de su poder, no puede ocultar lo evidente. Pero además, me cabe la sospecha que con tanto "listo" como hay en el Opus (ver tipos de gente del Opus) realmente los fraudes cometidos en la administración por gente del Opus que ocupa cargos públicos debe de estar a la orden del día. Esta sospecha viene avalada por la impunidad de la trama de corrupción descubierta en el Ministerio de Defensa, encabezada por un miembro del Opus, o las condiciones vergonzosas en las que el Estado paga una "deuda" al Opus, entre otros muchos ejemplos. 
Si se tiene en cuenta que posiblemente los casos descubiertos son mínimos, es de sospechar que la sangría a la que el Estado está sometido por parte de las fechorías del Opus puede ser enorme. En relación a esto puedo añadir, que según un amigo que ha trabajado en altos cargos de Estado como funcionario en un país hispanohablante concretemente Uruguay, me comentaba que en su país, gente del Opus en posición de controlar el dinero público ha llevado a su país a la bancarrota. Pero esto no me extraña si tan solo se mira los ejemplos que ya he expuesto en esta tema. Añado más información sobre este ejemplo que me parece muy representativo.

En estos días, Uruguay está profundamente conmovido, al descubrir que los banqueros opusianos PEIRANO, que quebraran fraudulentamente en el 2002, provocando la crisis económico-financiera más grave en toda la historia de mi país, por otra "fuga hacia delante" en las que los tecnócratas de "La Obra" son mundialmente fam ...osos, han quedado libres de toda responsabilidad penal... El Parlamento en pleno, fue engañado por el ex Secretario de la Presidencia, ex Canciller, ex Ministro de Defensa del anterior gobierno, Catedrático de Derecho Penal, quien hizo derogar el articulo por el cual fueran procesados.... El descrédito en la ciudadanía, ante esta otra embestida opusiana en contra de la Hacienda Pública, a la que se suman muchos ahorristas que perdieron todo o casi todo, en el Parlamento y la anterior LEGISLATURA, ha ascendido a niveles que superan holgadamente aquellos que condujeron al quiebre constitucional del 9 de Febrero de 1973.

Esta otra noticia sobre banqueros del Vaticano vinculados al Opus Dei,  refuerza lo ya demostrado ( nuevo escándalo del Banco Vaticano ).  Aquí se puede ver una vez más la naturaleza fraudulenta del Opus,  y como aparece mezclado en escándalos de dinero negro. Lo lamentable es que sea la policía italiana, y no la española, la que le dé un golpe a los intentos del Opus de blanquear dinero negro. Porque el Opus, está claro que en España actúa a sus anchas. Otra pregunta es de donde procede este dinero negro.

La pregunta es: ¿cuando la sociedad va a tener madurez suficiente, para exigir resposabilidad criminal a esta secta?. No cabe el pretexto de que no hay pruebas, porque solo basta ver sus bienes y sus declaraciones al fisco. Pero lo que está claro es que los responsables de perseguir estos delitos, no lo hacen. Y si se presenta alguna denuncia podemos esperar que actuen como de costumbre "que no ven indicio de delito" en lo que a todas luces los demás pueden ver. ¿Como se puede permitir que la justicia esté en manos de gente así?



CASO RUMASA



El Estado abonó 1.588 millones de pesetas al Opus Dei después de la expropiación de Rumasa

El Estado, a través de Rumasa, SA, expropiada a Ruiz-Mateos el 23 de febrero de 1983, pagó al Instituto de Educación e Investigación, SA (IEISA), entidad vinculada al Opus Dei, la cifra de 1.588 millones de pesetas después de la expropiación. El último abono, en forma de letra de cambio por importe de 300 millones de pesetas, fue cobrado el 9 de diciembre de 1985 por Enrique de Sendagorta Aramburu, presidente de Induban y presidente honorario de Petronor, ex consejero delegado del Banco de Vizcaya y actual consejero de dicha entidad bancaria, y a su vez d estacado miembro de la Obra de Dios.

Los 1.588 millones pagados por la Administración se desglosan en tres letras de 300 millones cada una; otra de 90 millones en concepto de intereses, y el reintegro de un depósito de 598 millones efectuado por el Instituto de Educación e Investigación en la llamada cuenta de ejecutivos de Rumasa.El 9 de diciembre de 1980 y el 16 de febrero de 1982 José María Ruiz-Mateos y Gregorio López Bravo, este último en representación del Instituto de Educación e Investigación, Sociedad Anónima, suscribieron contratos privados de préstamo mediante los cuales Ruiz-Mateos, actuando en su nombre y el de su esposa, Teresa Rivero, prestaban al instituto del Opus Dei diversas cantidades sin interés y por un plazo de 75 años.


José María Ruiz-Mateos

La operación se instrumentó mediante el libramiento de distintas letras de cambio. Para reembolso de estos préstamos, el Instituto de Educación e Investigación aceptó efectos convencimiento en los años 2.055 y 2.075.

El contrato privado de diciembre de 1980 se suscribió por importe de 450 millones de pesetas, mientras que en febrero de 1982 se suscribieron cinco contratos por importe de 120 millones de pesetas el primero y 300 millones los cuatro restantes.
En total 1.320 millones, con lo que la operación global ascendía a 1.770 millones de pesetas. En la contabilidad de Rumasa la operación se registró bajo la rúbrica Operación Presidencia, desglosando su importe en 15,00 millones de principal y 270 de intereses.

Cinco letras sin referencia

Estos últimos cinco contratos se formalizan mediante el endoso a través de notario de cinco letras de cambio de Ruiz-Mateos al Instituto de Educación, letras, que fueron libradas por Hispano Alemana de Construcciones y aceptadas por Rumasa. En la contabilidad de Hispano Alemana no figura la menor referencia a esta operación. Tras producirse la expropiación de Rumasa quedaban por vencer 3 letras de 300 millones cada una, que tras los preceptivos informes de la abogacía del Estado, la Administración abonó a Gregorio López Bravo, las dos primeras letras, y a Enrique de Sendagorta, la última, hace apenas seis meses.

Y quedaba un importante pellizco más, derivado del primer contrato de diciembre de 1980 de la Operación Presidencia. Dicho contrato se resolvió con el cobro por Gregorio López Bravo de un cheque de 22,5 millones y una letra de cambio de 15 millones.

La diferencia hasta los 450 millones, es decir, 412,5 millones, fue ingresada por el ex ministro como un depósito a favor del Instituto en la llamada cuenta de ejecutivos de Rumasa. Esta era una cuenta privilegiada accesible solo a ejecutivos y inversores especialmente vinculados al holding, que retribuía los depósitos con un excelente 20% de interés anual. El saldo de esta cuenta a la expropiación era de 1.239,8 millones de pesetas.

Además, en la contabilidad de Rumasa apareció otra letra a favor del Instituto de Educación e Investigación por importe de 90 millones de pesetas, por abono al Instituto de intereses al 10% sobre los 900 millones que quedaban por pagar.



Al acercarse la fecha de vencimiento del depósito (15 de noviembre de 1983) efectuado en la cuenta de clientes, Gregorio López Bravo dirigió una carta a los administradores de Rumasa solicitando la devolución de la imposición más sus intereses. El saldo de esa cuenta era ya de 598 millones de pesetas, con un importante salto sobre los 412,5 millones depositados en un principio.
La complejidad de la operación montada obligó al Patrimonio del Estado a poner el asunto en manos de la abogacía del Estado. Se trataba de saber si había que atender el pago de dichas letras y la devolución del depósito, con fecha de vencimiento de 15 de noviembre de 1983, efectuado en la cuenta de ejecutivos.

Los donativos

Los aspectos atípicos eran numerosos. No se trataba de que Rumasa hubiera recibido fondos ajenos que tuviera que devolver, con sus intereses, transcurridos ciertos plazos, sino que el acuerdo Ruiz-Mateos-López Bravo imponía a Rumasa, dañando gravemente su patrimonio, la entrega de unas cantidades sin contrapartida alguna, y así se contabiliza en Rumasa como "donativo" y "donativo diferido".

¿Se trataba de un préstamo o de una donación, como opinan los inspectores de Hacienda? Tanto Ruiz-Mateos como López Bravo insisten en hablar de préstamo, pero en el que no se pactan intereses y su devolución se acuerda a los 75 años, algo completamente heterodoxo desde un punto de vista mercantil. Más aún, se pacta la entrega de intereses pero no por el prestatario, el Instituto de Educación, como es norma desde que el mundo es mundo, sino por el prestamista, la propia Rumasa.

La Dirección General de lo Contencioso del Estado, en dictamen de fecha 14 de noviembre de 1983, aconsejó estudiar la posibilidad de impugnación de los contratos entre Ruiz-Mateos y el Instituto de Educación e Investigación. Igualmente aconsejó remitir el asunto al juez especial que instruía el sumario del caso Rumasa, Luis Lerga. Los administradores de Rumasa remitieron pues el mismo 14 de noviembre un escrito al juez Lerga, solicitando ese dictamen, pero Lerga se lavó las manos, afirmando en resolución del día 21 del mismo mes "no haber lugar a entrar a resolver sobre el fondo de la consulta solicitada, respecto a la conducta a seguir en orden a la devolución del depósito existente en la cuenta ejecutivos de Rumasa".

Atender los pagos



Tras la falta de definición del fiscal especial del caso Rumasa sobre el camino a seguir, y teniendo en cuenta que la operación estaba debidamente documentada en la contabilidad de Rumasa bajo las rúbricas "donativo" (450 millones de pesetas); "donativo diferido" (1.200 millones), e intereses difendos (150 millones), el Patrimonio del Estado determinó atender el pago de los distintos efectos en la fecha de su vencimiento. Tras la muerte de Gregorio López Bravo, en accidente de aviación ocurrido en febrero de 1985, la última letra fue cobrada por Enrique de Sendagorta.

Desde el punto de vista fiscal, los contratos firmados entre el fundador de Rumasa y el Instituto de Educación e Investigación fueron calificados por lo Contencioso del Estado de donaciones onerosas, siéndoles por tanto aplicable el Impuesto General sobre Sucesiones, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

La Inspección de Hacienda levantó expediente sancionador al Instituto por infracción calificadla por el inspector tributario como de "omisión", liquidando una deuda tributaria de 1.209 millones de pesetas. Tras el correspondiente recurso del Instituto, quien insiste en presentar la operación como un préstamo, el tema sigue pendiente.

La cifra de activo del Instituto de Educación, según fuentes del propio IEISA, se eleva actualmente a 2.800 millones de pesetas (1.770 millones correspondientesa la donación de Ruiz-Mateos; 50 millones de capital social, y 500 acumulados ya en forma de provisiones, para hacer frente a la arrienaza del fisco). Este dinero, sobre el que el propio José María Ruiz-Mateos ha sugerido que se encuentra invertido en eurobonos, "está colocado en títulos españoles, que gestionan tres sociedades de cartera de primera fila en el país, ligadas a otros tres grandes bancos privados".

Preguntados sobre los lazos clel IEISA con el Opus Dei, los responsables de la sociedad reclaman "libertad absoluta para hacer lo que quieran con el Instituto".


La secta Opus como Lobby de Poder
Además de una organización criminal, la secta Opus es fundamentalmente un lobby de poder, esto se viene manifestando claramente en sus actuaciones. Sobre lobby:

"Un lobby (del inglés "entrada", "salón de espera") es un grupo de personas que intentan influir en las decisiones del poder ejecutivo o legislativo en favor de determinados intereses. Los lobbies no suelen participar directa y activamente en política (por lo que no suelen formar su propio partido), pero sí procuran ganarse la complicidad de algún grupo político que pueda terminar aceptando o defendiendo los objetivos del lobby."

De esta forma se entiende que el PP sea un instrumento de esta secta como lobbying:

"Dirigir o estar muy cerca de los que dirigen. «Aznar llega al PP rodeado por la curia del Opus, que es la que le aúpa a la presidencia y se convierte en su guardia de corps», asegura Sánchez Soler"

Pero al tratarse de una organización criminal, las actuaciones de esta secta, se traducen además en delincuencia con una impunidad vergonzosa para la justicia española. Por poner algunos ejemplos:

Una trama de corrupción en el ministerio, en el que estaba a la cabeza el miembro del Opus Federico Trillo causa la muerte de 62 españoles:

“Una trama de corrupción causó la muerte de los militares –afirma Wyoming-, se llevaban la pasta. Causaron 62 muertes, les pillaron, y no pasa nada. Mientras, la cabeza visible de todo este asunto, otra vez Trillo, pide el endurecimiento del Código Penal."

Por otra parte el descaro de esta secta en la defensa de la corrupción es de un cinismo difícil de superar:

Federico Trillo, un político que ha demostrado ser incombustible incluso a la gestión del accidente del Yak-42, es el defensor de los presuntos corruptos de su partido y jamás ha hecho nada encaminado a esclarecer esos escándalos.
También interesante mencionar la actuación de los magistrados del Tribunal Supremo en relación a la corrupción:

Urquía dictó una resolución a cambio de dinero...
Muy diferente fue la postura que mostró en la sentencia por el caso del juez Francisco Javier Urquía, que había sido previamente condenado por el TSJ andaluz por prevaricación al quedar demostrado que Urquía había dictado un auto con el que favorecía a Juan Antonio Roca, el cerebro del caso Malaya, a cambio de dinero para comprarse una vivienda. El Supremo anuló esta decisión del tribunal andaluz en 2009 con la firma, entro otros, de Varela. El auto admitía que Urquijo actuó a cambio de dinero, pero apuntaba que el delito de prevaricación debe tener “autonomía propia, sin que pueda quedar contaminado por la finalidad de beneficiar a algún interesado en la resolución que se dicte”.

Con estos "razonamientos jurídicos" los magistrados del T.S. "perdonan" a un reputado juez corrupto. A un indecente, inmoral e indigno de ejercer la judicatura. En cambio, esos mismos magistrados, inhabilitan de sus funciones, nada menos que al juez Garzón. Un juez conocido por su celo por la justicia, como deberían de tenerlo todos los jueces. Ha quedado bién claro, que la secta Opus como lobby de poder, hace realmente lo que quiere y con total impunidad. Hasta cuando?



Derechos Fundamentales que el Opus Dei viola

1 –Derecho a la libre información, a tu criterio independiente de recibir la información que desees (lectura de libros, programas de televisión, etc.).

2 –Derecho a la intimidad personal, por ejemplo te leen la correspondencia.

3 –Derecho al pensamiento libre, cualquier pensamiento no autorizado lo consideran pecado (por ejemplo, pensar en los defectos de la Obra, replantearse la vocación).

4 –Derecho a la conducta libre en todo cuanto es normal en un cristiano corriente. Todo la actuación de los suyos está estipulada. Hasta en lo mínimo, tal y como que los numerarios tienen prohibido exponer fotos de sus padres y familiares en su habitación, no pueden usar zapatillas de felpa cuando están a solas en su cuarto, etc.

5 –Derecho a los sentimientos libres, sólo puedes poner el corazón en el Opus Dei y en lo que a él le conviene.

6 –Derecho a la madurez humana y psicológica equilibrada de sus miembros.

7 –Derecho a ser independiente, te obligan a depender de ellos hasta en lo más mínimo.

8 –Derecho a tener amigos dentro de la Obra y a continuar la amistad con los que lo eran tus amigos antes de incorporarse a ella.

9 –Derecho a elegir la vocación al Opus Dei: Tú no lo eliges, sino que son los directores quienes te eligen a ti.

10 –Derecho a elegir salirte del Opus Dei.

11 –Derecho al diálogo sobre la Obra, porque para los suyos "El Opus Dei es Dios", por lo que no admiten la mínima crítica sobre él.

12 –Derecho a autonomía económica. Te fuerzan a un estado de indigencia total, que, entre otras cosas, anula tu libertad para dejar el Opus Dei. Sí dejas la Institución no recibes ninguna ayuda suya.

13 –Derecho de la juventud a ser respetada. Aplican su coacción sobre adolescentes, forzándoles a hacerse del Opus Dei a pesar de estar inhabilitados por la ley para realizar contratos.

14 -Derecho a que se preserve tu intimidad en lo que le cuentas al director espiritual.

15 -Derecho a que los de la Obra no hagan públicos a terceros los defectos que ven en ti (cuando informan al director para hacerte una corrección fraterna; y cuando envían informes de tu vida interior a los superiores).

16 -Derecho a criticar los errores del Opus Dei con libertad sin que tengas que ver en ello una falta gravísima contra la unidad de la Obra.

17 -Derecho a elegir al director espiritual y al confesor habitual.

18 –Los derechos adquiridos por sus miembros a través de la Prelatura sólo existen mientras benefician al Opus Dei (directamente y exclusivamente) y les son enajenados en cuanto no es así: no te dan certificados del tiempo que estuviste en el Opus Dei, ni de las labores que realizaste, ni te facilitan los títulos civiles de los estudios eclesiásticos que cursaste dentro de la Obra, etc.

Es imposible que se pueda afirmar de quienes actúan institucionalmente de esa manera que sirvan con alegría y con sencillez a las almas.

Este texto está tomado de:

http://exopus.wordpress.com/libros/el-fin-secreto-del-opus-dei














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada