martes, 12 de junio de 2012

486.- Secretos de Coca-Cola



El refresco de Atlanta y la hoja de Coca de los Andes

Luis A. Gómez

Hace unos años, el Viceministro de Defensa Social de Bolivia, Ernesto Justiniano, informó que su oficina había autorizado la exportación de 350 mil libras (aproximadamente unas 159 toneladas) de hoja de coca a Estados Unidos “para la fabricación de la gaseosa Coca Cola”.

Sí, leyeron bien queridos lectores, un alto funcionario del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada ha autorizado la venta de coca para hacer con ella la bebida de mayor consumo en el mundo. El hecho fue negado por una vocera de la empresa estadounidense, consultada por el diario mexicano El Universal el martes pasado: “Karyn Dest, vocera de Coca-Cola, dijo vía telefónica desde Atlanta que la empresa no utiliza cocaína y que nunca ha sido parte de los ingredientes de la bebida”.





¿Entonces? ¿Qué pasa? 

Hace tres años, el diario brasileño Folha de Sao Paulo publicó una nota en la que se afirmaba que la filial de Coca Cola en Brasil compraba grandes cantidades de hoja de coca en Bolivia. Sin embargo, la compra nunca se hizo en forma directa: un laboratorio de productos químicos (saborizantes y otros) dependiente de la transnacional Monsanto se encargaba de comprar y “procesar” la hoja de coca, que como un compuesto era vendido a los dueños del oscuro refresco. En ese tiempo, igual que ahora, Coca Cola negó que se usen hojas de coca para fabricar “chispas de la vida”. Al parecer, eso es lo mismo que anda ocurriendo ahora.

La operación se inicia en este país, cuando la empresa Albo Export, una vez que obtiene las licencias necesarias, comienza a acopiar hoja de coca. Cuando se ha reunido la cantidad requerida, se envía a la Stepan Chemical de Maywood, en New Jersey. El volumen de cada embarque es determinado por el laboratorio estadounidense y, dicen informes de USIS, el procesamiento de la hoja de coca incluye (juran) la “descocainización” de la planta, es decir que eliminan el alcaloide que contiene... ya luego con eso fabrican saborizantes, medicamentos y anestesias.

Los medios bolivianos, a partir del hecho, han comenzado a especular sobre la posible introducción de la hoja de coca como ingrediente en la Coca Cola, aunque la empresa estadounidense lo niegue rotundamente, como declaró a El Universal su representante en México, Adriana Valladares: “Coca Cola no compra hojas de coca”. También se ha hecho público que el trabajo de Albo Export, una empresa propiedad del boliviano Fernando Alborta, ha exportado coca desde Perú y Bolivia los últimos años, y que entre 1997 y 1999 envió a Estados Unidos un equivalente a 340 toneladas de hoja.

Estas operaciones de compra y procesamiento son severamente vigiladas, en Bolivia por la Dirección General de Control y Fiscalización de la Hoja de Coca (Digeco) y en Estados Unidos, claro que sí, por la DEA, que incluso provee los almacenes con sofisticados sistemas de alarma y los cofres especiales para guardar en New Jersey el curioso tesoro natural. Esto plantea una ironía: un gobierno quiere erradicar del planeta a un vegetal andino, y luego lo utiliza dentro de su territorio para fines sanitarios y alimenticios.

En las resoluciones administrativas del Viceministerio de Defensa Social 043/01 y 04/02 (la primera emitida por el anterior gobierno el 14 de diciembre del año pasado), se autoriza el acopio Pero resulta que Albo Export no ha podido completar el pedido que mencionamos al principio. En realidad, de las 350 mil libras, apenas ha reunido 50 mil. Por lo que no ha enviado nada a Stepan Chemical, empresa que por cierto está acusada de haber contaminado aguas y tierras en la frontera entre Estados Unidos y México (en la zona de Matamoros), y que es además una filial de Monsanto.
Como en Yungas, la zona de cultivo tradicional de hoja de coca en Bolivia, no ha habido mucha comercialización y el precio ha subido, Albo Export, para poder completar su pedido y enviar todo en marzo de 2003, ha solicitado acopiar hojas en el marcado de Sacaba, en Cochabamba, procedentes de una región conocida como Yungas de Vandiola, en el Chapare, que es el único territorio de cultivo legal de coca en esa región en el país. Pero, al decir del viceministro Justiniano, esto representa una porción muy pequeña de la coca que se cultiva en Bolivia, tanto en Yungas como en el Chapare.

Sin embargo, al explicar cuántas hectáreas se requieren para reunir la coca que compra Albo Export, Justiniano afirma que cien toneladas de coca equivalen a 22 hectáreas de plantaciones. Esto contradice un informe del Centro Latinoamericano de Investigación Científica, que en 1996 determinó que 114 toneladas de hoja de coca equivalían a 42 hectáreas. Esta diferencia es importante, porque en los últimos meses ha sido parte central del diálogo sostenido entre el gobierno y los cocaleros de Bolivia: cuánta tierra se requiere cultivar para satisfacer la demanda interna y la externa de coca.

Por lo pronto, mientras los ejecutivos de la Coca Cola niegan usar la hoja para su bebida, Evo Morales ya ha dicho que no sólo debe exportar coca, sino que debería industrializarse. “Parece una gran concesión de exportar 150 toneladas a Estados Unidos; permanentemente todo el tiempo han estado exportando coca del Chapare, inclusive en algunos casos, para favorecer en una cuestión de precio a Albo Export en Villa Tunari, en gran operativo se ha rebajado el precio de la coca para después comprar coca barata”, dijo Evo al diario paceño La Prensa el miércoles pasado.

Esta historia apenas comienza y su desarrollo, queridos lectores, será motivo de reportajes posteriores en Narco News, no sólo para ver si descubrimos la fórmula del refresquito negro (o si se usa coca en su elaboración), sino por la hipócrita moral de Estados Unidos en este tema, al modificar su discurso en torno a la coca, dependiendo claro de sus intereses económicos (o farmacéuticos), y por supuesto el proceso de diálogo que ha puesto cara a cara, como dice el senador del Movimiento Al Socialismo Filemón Escóbar, “al presidente de los pobres [Evo] con el presidente de los ricos [Gonzalo Sánchez de Lozada]”.
Sigan en sintonía, porque el panorama para el año por llegar traerá muchos temas para discutir en este escenario...

Corrección, 23 de diciembre:
Queridos lectores, entre el humo del tabaco y los papeles de la redacción, este corresponsal se ha confundido en un dato. La Stepan Chemical de Maywood, New Jersey, no es filial del grupo transnacional Monsanto. De hecho, Stepan es una transnacional en sí misma, con filiales en una decena de países. Lamentamos el error.

Luis A. Gómez
www.narconews.com
Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America




¿Qué sabes de la Coca Cola Zero ?

Luego del hartazgo que han sufrido los consumidores ante tanta publicidad realizada por Coca Cola para su producto «ZERO», llegan las opiniones médicas y de especialistas sobre las 'bondades', o no, de la nueva bebida cola que promete CERO AZUCAR y un implí­cito 'Éxito social' a todo el que la beba, producido por las bien pensadas piezas publicitarias utilizadas en el lanzamiento de la demandada bebida. Los consumidores se preguntaban al conocer la nueva hermana de la línea Coca : ¿Qué diferencia tiene la ZERO con la Coca Cola LIGHT? ¿No es acaso que ambas carecen de azúcar en su composición?




Las respuestas están en sus etiquetas leyendo la composición quí­mica de ambas.
La Coca LIGHT tiene: Acesulfame K (16mg/%) y Aspartamo (24mg/%), logrando en total 40 mg/100% de bebida.
La Coca ZERO tiene Ciclamato de Sodio (27mg%), Acesulfame K (15mg%) y Aspartamo (12 mg%) haciéndola más dulce que la otra (en total 54mg/100% de bebida).
Teniendo en cuenta que el edulcorante «Ciclamato de Sodio» está ¡terminantemente prohibido! por la F.D .A. (organismo máximo de control de alimentos y drogas de los EEUU de América) por tener efectos comprobables en la generación de tumores cancerí­genos y que el Ciclamato (US$ 10 por Kilo) es mucho mas barato que el Aspartamo (US$ 152 por Kilo), ¿qué Coca Cola va a tomar de ahora en adelante?

Anexo.

Como es mi costumbre investigar por internet, no creo en absoluto, pues no hay fuentes de información (¡¡¡rarí­simo!!!). Así­ que cuando tuve una hora libre, me metí­ al famosí­simo FDA y ¡¡¡Oh sorpresa..!!! ¿qué encontré? Hay una lista de aditivos a los alimentos que se llama 'Generally Recognized as Safe (GRAS)' o aditivos generalmente reconocidos como seguros. ¿Y qué creen?...... Efectivamente el Ciclamato de Sodio, no aparece en la lista, sino que además fue retirado.

¿Fuente?

La FDA que dice: Sodium cyclamate - NNS , ILL - Removed from GRAS list 10-21-69 - 189.

Seguí­ buscando y encontré una lista de 'cualquier cosa añadida a la comida en los Estados Unidos' con sigla EAFUS (Everything Added to Food in the United States ) en la que claramente está prohibido el Ciclamato de Sodio: SODIUM CYCLAMATE-PROHIBITED.

Finalmente

PART 189--SUBSTANCES PROHIBITED FROM USE IN HUMAN FOOD. 189.135 Cyclamate and its derivatives.

¿Alguna duda?

La persona que envió el mensaje preguntó que por qué si la FDA habí­a prohibido el tal Ciclamato de Sodio ¿no habí­a prohibido la Coca-Cola Zero en USA ?




La respuesta es simple: La coca-cola Zero que venden en los Estados Unidos NO tiene ¡¡ciclamato de sodio!! como no lo tiene, ni en el Canadá, ni en el Reino Unido, ni en la mayor parte de los paí­ses europeos. Eso se lo dejan a los paí­ses 'pobres' (los paí­ses de Europa Oriental y América Latina). Cuando sacaron la Coca Cola zero en México se formó una polémica porque tení­a ese ingrediente y la tuvieron que cambiar. Coca Cola nunca aceptó que fuera por el ingrediente que tení­a, sino, dice, que para 'mejorarle el sabor'. Es indignante lo que estos países hacen con los paí­ses del mal llamado tercer mundo.



Coca Cola y el asesinato de Kennedy



Phillip A. Twombly era el Vicepresidente ejecutivo de la Coca Cola para el Caribe . Mas tarde fue dueño de un Banco en Fullerton, California. De acuerdo a Chauncey Holt este Banco era una fachada CIA para financiar operaciones encubiertas.

En1963 Holt reibio instrucciones de Twombly para hacer documentacion falsa para Lee Harvey Oswald.. Estos documentos (con los nombres de Lee Harvey Oswald y Alek Hiddell) fueron entregados a un hombre llamado George Reynolds. En Agosto de 1963, Twombly pidio a Holt que viajara a New Orleans para reunirse con Oswald y el exiliado cubano Carlos Bringuier.

Chauncey Holt iria mas tarde a Dallas en Noviembre de 1963, con el verdugo CIA/Mafia Charlie Nicoletti, James Canty y Leo Moceri. En Dallas entrego documentos y armamento s (con silenciadores ) a Charles Harrelson y Charles Rogers (Richard Montoya). Holt testificó que "un incidente seria creado para culpar a los cubanos castristas . La palabra asesinato JAMAS fue usada menos asesinato al Presidente de USA . sa municion fue usada para disparar en la primera zona de muerte desde el segundo piso del edificio Dal-Tex ,NADA habia para sospechar de "an assassination or attempted assassination on Kennedy."

Cuando la Caravana de Kennedy llego a la Dealey Plaza Holt estaba en el estacionamiento detras del Grassy Knoll. apoyando a James Files el asesino confeso de Kennedy Despues de que se produjo el tiroteo Holt se escondio en un vagon de tren . Se encontro con los tiradores de la Tercera Zona de aniquilacion (que no dispararon) Charles Harrelson y Charles Rogers. Sin embargo poco despues la policia de Dallas los arresto siendo conocidos como los Tres Vagabundos Fueron llevados con Jim Brading y fueron entrevistados por Gordon Shanklin del FBI y liberados. Curiosamente NO se los reviso. Holt afirmo que en la bolsa llevaba una radio y una pistola.

En Octubre de 1991, Holt confeso a John Craig, Phillip Rogers y Gary Shaw acerca de su rol en el asesinato de John F. Kennedy. La historia de Holt fue enturbiada cuando en 1992 curiosamente de nuevo la policia de Dallas recordo ( despues de 25 años y subitamente en forma perfecta) quienes eran los tres arrestados, los que identifico como Gus Abrams, John F. Gedney y Harold Doyle. Ray y Mary LaFontaine investigaron y Doyle y Gedley confirmaron que ellos eran los vagabundos .Gus Abrams esta muerto pero su hermana lo identifico como el tercero.




Una vez mas , la historia oficial tapa con testigos falsos la verdad real



Freud y la cocaína

En Austria, lamentablemente, no existen los narco-mariachis; ni siquiera los mariachis, a secas. Y esto es lamentable porque un género o subgénero tan rico como el narco-corrido se ha perdido una historia real con personajes reales y un real trágico final, dignos de algunas estrofas.

Esa historia merece ser contada, aunque sea como borrador de un guión para una telenovela. El neurólogo y psiquiatra austriaco Sigmund Freud (1856-1939) siente un enorme -y bastante extraño- cariño por su colega Ernst von Fleischl-Marxow. Tan desmedido es ese afecto que intenta convencer a su propia novia, Martha Bernays, de que su amigo es el hombre ideal para ella. Fleischl-Marxow padece una neuralgia crónica. A causa de esa dolencia, ha comenzado a inyectarse morfina como anestésico hasta que finalmente se transforma en un adicto. Freud llega a decirle a Martha: "Su destrucción me conmoverá como habría conmovido a un hombre de la Grecia antigua la destrucción de un templo sagrado".

El investigador del ego, los sueños y el sexo ha probado la cocaína el 30 de abril de 1884 y es autor de dos ensayos acerca de sus propiedades: "Sobre la coca" (1884) y "Contribución al conocimiento de los efectos de la cocaína", en 1885.

Ese mismo año, Albrecht Erlenmeyer (1848-1926) le sale al paso y advierte al mundo científico de la época que el estupefaciente es "el tercer azote de la humanidad" después del opio y las bebidas alcohólicas.

A pesar de todo, con ese "azote" como ingrediente en 1886 hace su aparición la Coca-Cola, presentada como "tónico medicinal".

Freud tiene apenas 29 años pero ya es un hombre difícil de convencer. ¿Quién es, comparado con él, ese anciano advenedizo de Erlenmeyer? Así que le recomienda al querido Fleischl-Marxow que pruebe la cocaína -producida entonces por los laboratorios Merck y Parke-Davis- con el argumento de que le anulará la dependencia a la morfina. El amigo termina víctima de una doble adicción que lo lleva a una espantosa muerte en 1887. Desde entonces, "el padre del psicoanálisis" no escribió más sobre las virtudes del derivado de la coca. Seguramente sintió el peso de un "templo sagrado griego" desmoronado sobre su espalda. O sobre su ego.

En 1903, la cocaína deja de ser ingrediente de la Coca-Cola.

Fin de la narco-telenovela austriaca. Frase en la pantalla, antes de comenzar a pasar los nombres de actores y técnicos, con fondo musical de un narco-vals interpretado por "Los Tigres de Viena": "Circulan miles de biografías sobre Freud, pero es casi imposible encontrar datos acerca de Erlenmeyer, un científico especializado en toxicomanía al que la mayoría de los psicoanalistas desconoce.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada