miércoles, 2 de abril de 2014

730.- Assata Shakur, la Pantera huida

AssataBN

Assata Shakur, la Pantera huida

Por: Manuel Morales | ElPaís


Ha querido el todopoderoso FBI darle más relevancia a la traducción al español de la autobiografía de Assata Shakur. A primeros de mayo, la agencia federal de investigación elevó a dos millones de dólares (1,53 millones de euros) la recompensa por alguna pista sobre el paradero de esta antigua activista del revolucionario Partido de los Panteras Negras, a la que además situó en la lista de los 10 terroristas más buscados (es la única mujer en esa clasificación). ¿Quién es Assata Shakur? El libro que ha editado Capitán Swing (20 euros) es el relato en primera persona de alguien que se declara inocente del asesinato del policía Werner Foerster, por el que fue condenada a cadena perpetua en 1977. Assata se fugó de la prisión de Clinton, en Nueva Jersey, el 2 de noviembre de 1979, y tras un lustro de huidas se marchó a Cuba. En 1987 escribió Una autobiografía.

Assata arranca su relato cuando se encuentra en estado crítico, herida de bala, tirada en el suelo mientras espera ser trasladada a un hospital. Era el 2 de mayo de 1973, una pareja de policías dio el alto al coche en el que ella viajaba con dos amigos. Se produjo un tiroteo que acabó con la vida de un agente y de uno de los compañeros de Assata, Zayd Shakur. Esta mujer nacida en Nueva York el 16 de julio de 1947 como Joanne Chesimard alterna en su autobiografía los capítulos sobre su vida desde que era "un bebé gordito y alegre", con los que detallan su vía crucis judicial, hasta seis causas, de las que sale inocente una tras otra porque las acusaciones no tienen consistencia. "Todos los casos se desmontaron", señala Ethel Odriozola, una de las dos traductoras de la obra (junto a Carmen Valle) y a quien ha llamado la atención cómo Assata cuenta el horror de su vida en prisión con un estilo sencillo, "sin concesiones a metáforas". "Me parece un personaje fascinante".

Assata Shakur.jpg

Tras cuatro años de cárceles en condiciones terribles, palizas y torturas psicológicas incluidas, Assata es condenada por el suceso de la autopista de Nueva Jersey, aunque "las pruebas demuestran que ella no pudo hacerlo", añade Odriozola. En el juicio se constata que le dispararon en la clavícula cuando estaba sentada en el coche y tenía los brazos en alto; varios expertos declararon que no había residuos de pólvora en sus dedos, ¿cómo pudo disparar a alguien? Demasiadas dudas, pero "era un momento en la historia de Estados Unidos y un caso por el que no podían dejarla escapar". Sus abogados estaban convencidos de que el racismo estaba detrás de la sentencia.

El libro es también un paseo por la convulsa sociedad de EE UU de finales de los sesenta y comienzos de los setenta. La de los movimientos revolucionarios que lucharon contra la vergüenza de la segregación racial, en ocasiones con las armas en la mano. La de un brutal sistema penitenciario en el que se mantenía el lodo del semiesclavismo, con presos empleados como trabajadores sin sueldo. La de la guerra sucia del FBI, que a través de un programa de contrainteligencia desbarató las organizaciones de izquierdas que nacieron al calor de la contracultura.


Panteras Negras
Documental Black Panthers, de Agnes Varda, filmado en 1968 en California. / CAPITÁN SWING

"Esta autobiografía es muy conocida en EE UU y cuando se estudia a los autores negros en las universidades está siempre ahí", explica Odriozola. La publicación de esta clase de obras por Capitán Swing, editorial nacida en 2009 con una propuesta "contracultural y disidente", busca analizar las dinámicas sociales del pasado para ayudar a comprender el presente, cuenta su editor, Daniel Moreno. Quizá la razón del éxito y las sucesivas ediciones de Una autobiografía en el país de Assata esté en el estilo de la autora, "que no cae en lo fácil de quedar bien", sino que muestra sus errores, lo que piensa cuando era una adolescente, como su apoyo a la guerra de Vietnam, y cómo va evolucionando hasta forjar su carácter indómito. Otro atractivo del texto es que a pesar de las asperezas que desgrana, deja pequeños espacios para las situaciones tiernas, para los sentimientos.

El libro se completa con un glosario para que el lego en la materia sepa, por ejemplo, quién fue Elmer Pratt, un pantera negra que pasó 27 años en prisión acusado en falso de asesinato, o hasta qué año tuvieron vigencia las leyes de segregación racial Jim Crow. Si a Assata le llega algún día este libro podrá comprobar cómo suena en español, el idioma del país en el que vive escondida, lo que escribió hace 26 años, la historia de su vida.



Assata Shakur 

(Nacida con el nombre de JoAnne Deborah Byron el 16 de julio de 1947 en la ciudad de Nueva York) fue una activista estadounidense del Partido Pantera Negra.

Shakur se crio en Nueva York y estudió en el Manhattan Community College y el CCNY, donde estuvo involucrada en diversas luchas. Más tarde le fue concedido el asilo político en Cuba (donde vive en la actualidad). En abril de 1967 se casó con Louis Chesimard, un compañero y estudiante-activista, se divorciaron en diciembre de 1970. Assata Shakur es una fugitiva del estado de Nueva Jersey y de los Estados Unidos, acusada del asesinato del compañero activista Zayd Shakur y del policía estatal de Nueva Jersey, Werner Foerster.

En 1970 se JoAnn se cambió el nombre por el de Assata Shakur y se unió al Ejército de Liberación Negro (Black Liberation Army), "una organización político-militar, cuyo objetivo principal era para luchar por la independencia y la autodeterminación de los afroamericanos en los Estados Unidos.

Para 1971 Shakur se unió a la República de Nueva Africa, una organización formada para crear una nación de mayoría negra e independiente, compuesta por Carolina del Sur, Georgia, Alabama, Mississippi y Louisiana.

El 2 de mayo de 1973, Shakur, que entonces pertenecía al Ejército por la Liberación Negra y ya no al Partido Pantera Negra, fue detenida en la carretera de condado estatal de Nueva Jersey por los agentes James Harper y Werner Foerster, junto a dos panteras negras: Zayd Shakur y Sundiata Acoli, por conducir un vehículo con una luz trasera rota. Según los registros policíacos, Assata abrió fuego contra los agentes, iniciando un tiroteo en el que fallecieron Zayd Shakur y el agente Foerster, en tanto Assata Shakur y el otro agente resultaron heridos. Se dice que Assata tomó el arma del policía Foester estando éste herido y le disparó dos veces en la cabeza.

Los tres se subieron al automóvil y huyeron. Ocho millas más adelante, Sundiata salió del mismo con Assata herida en los brazos y el cadáver de Zayd para refugiarse en el bosque, pero fueron capturados al día siguiente tras una persecución.

Durante los dos años y medio posteriores Assata Shakur estuvo en la cárcel mientras se le enjuiciaba simultáneamente por seis causas distintas. Shakur alega que fue golpeada y torturada durante su encarcelamiento en varias prisiones federales y estatales. Los cargos iban desde secuestro hasta asalto y robo de banco.

Shakur fue encontrada culpable del asesinato de Foerster y su compañero Zayd Shakur, por su participación en el tiroteo, a pesar de la evidencia física de que no pudo haber disparado un arma durante el incidente (Traducción al castellano de la Declaración De Hechos En El Juicio De Nj De Assata Shakur (2005): http://www.assatashakur.org/appeal_case_facts_2005_es.htm)

 En 1979 se escapó de la prisión de máxima seguridad de Hunterdon County y vivió como fugitiva hasta 1984, cuando se escapó a Cuba, donde le fue otorgado el asilo político. En 1998, el congreso de Estados Unidos solicitó, de manera unánime, a Cuba la extradición de Joanne Chesimard. Muchos congresistas negros explicaron después que estaban contra la extradición, pero que no reconocieron el nombre cuando fue propuesta la resolución.

El National Conference of Black Lawyers y Mos Def están entre las organizaciones profesionales y artistas comprometidos políticamente que apoyan a Shakur. También hay movimientos anarquistas, socialistas y de izquierda que la apoyan, y por las universidades estadunidenses se pueden ver playeras en las que se lee "Hands Off Assata" (manos fuera de Assata).

Tras haberse mudado a Cuba escribió Assata: An Autobiography en 1987.

El 2 de mayo de 2005 su nombre fue agregado a la Lista de Terroristas del FBI, con una recompensa de un millón de dólares por ayudar en su captura. Algunos activistas aseguran que en su caso, se aplicaron nuevas leyes terroristas contra un no-terrorista.

El 2 de mayo de 2013, el FBI la añade a la lista de terroristas más buscados y aumentó la recompensa por su captura a 2 millones de dólares.

Assata tiene una hija, Kakuya Shakur, y es la madrina del rapero Tupac Shakur.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada