miércoles, 13 de noviembre de 2013

647.- Carlos Fabra Carreras



Carlos Fabra Carreras

Carlos Fabra Carreras (Castellón de la Plana, 1946) es un conocido político y empresario valenciano, que ejerció de Presidente de la Diputación de Castellón de 1995 a 2011, actual presidente de Aerocas (Sociedad pública que gestiona el aeropuerto de Castellón). Asimismo, es uno de los líderes del Partido Popular en la provincia. Se encuentra imputado judicialmente por diversos delitos de tráfico de influencias, por cohecho y por 5 delitos fiscales.

La familia Fabra ha tenido una presencia preponderante en la política de la Provincia de Castellón desde el último tercio del siglo XIX, habiendo presidido la Diputación 7 miembros de la familia (incluido él mismo y su padre) en ese periodo.1 Así, su padre Carlos Fabra Andrés fue uno de los fundadores de la Juventud Católica en Castellón y al estallar la Guerra Civil se alistó en el ejército franquista. Tras el final de ésta, es nombrado en 1939 delegado de excombatientes y cuatro años más tarde ocupa el cargo de Secretario Provincial del Movimiento Nacional (el brazo político del Franquismo). Años más tarde ocuparía otros cargos como la Presidencia de la Diputación y la Alcaldía de Castellón.

Primeros años

Siendo Carlos Fabra Carreras niño, pierde un ojo jugando con su hermano con unas tijeras (quedándose tuerto de por vida), lo que posteriormente le hace decidir llevar gafas de sol en los actos públicos. Estudió bachillerato en el Colegio de los Padres Escolapios de Castellón. Más tarde, se traslada al Colegio La Salle de Valencia. Sus estudios universitarios se desarrollaron en las universidades de Valencia y Granada donde estudió Derecho.

Es el creador de la Fundación Blasco de Alagón. Tiene un despacho de abogados, una correduría de seguros y varias empresas. Su hija Andrea Fabra, también militante del Partido Popular, está casada con el ex político popular madrileño Juan José Güemes.

Carrera política

En 1972 accede a la secretaría de la Junta Provincial de Menores, coincidiendo en el mismo año su matrimonio con María Amparo Fernández Blanes. En 1975 consigue el cargo de Secretario General de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Castellón, además le nombran Secretario General de la Conferencia de Cámaras Hispano Francesas COPEF. En 1977 empieza a militar en UCD.
En 1983 pasa a militar en Alianza Popular. En 1987 es nombrado presidente del Club de Campo (de Golf) del Mediterráneo en Borriol, cargo que todavía mantiene. Este mismo año es elegido concejal en el Ayuntamiento de Castellón. En 1995 fue proclamando presidente de la Diputación tras las Elecciones Municipales de ese mismo año, tal y como lo habían sido anteriormente su padre, su abuelo, su bisabuelo, los hermanos de su bisabuelo y su tío-tatarabuelo.
En julio de 2008 comienza una investigación por un presunto fraude fiscal a la Agencia Tributaria3 por el Juzgado Número 1 de Nules y de la Fiscalía Anticorrupción por movimientos de dinero entre 1999 y 20044 alegando que le ha tocado la lotería en varias ocasiones. El juicio debió haberse celebrado varios años antes, pero han pasado hasta 8 jueces para investigar el caso y, a la hora del juicio, todos se han retirado. En 2009 la Diputación de Castellón que preside edita un libro donde se ensalza la figura de Francisco Franco.
En junio de 2010 es imputado por los presuntos delitos de cohecho y tráfico de influencias. En junio de 2011 dejó la presidencia de la Diputación de Castellón, después de 16 años al frente de la misma.

Enfermedad

Carlos Fabra, fue operado de un trasplante de hígado el 22 de abril de 2010 en el Hospital 12 de Octubre de la Comunidad de Madrid. La intervención fue realizada por el cirujano Enrique Moreno, premio Príncipe de Asturias, que trabaja, a pesar estar jubilado, en el departamento de cirugía del aparato digestivo de este hospital.9
La intervención se hizo en el hospital público madrileño 12 de octubre, aunque por lógica debería haber sido en el Hospital La Fe de Valencia, que es el centro de referencia de trasplantes de la Comunidad Valenciana.
El 17 de marzo, Fabra delegó de sus funciones en la Diputación de Castellón en el vicepresidente primero, Francisco Martínez. Justo al día siguiente de esta renuncia, el yerno de Fabra, Juan José Güemes, presentaba su dimisión "irrevocable" de su cargo como Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Güemes aseguró que la decisión de renunciar, que sorprendió a todo el mundo, era por motivos "personales y profesionales".

Situación judicial

Carlos Fabra fue imputado en diversos delitos. Pero, en diciembre de 2010, la Audiencia de Castellón declaró prescritos cuatro de los cinco delitos fiscales por los que se le imputaba.10 No obstante, sigue imputado por diversos delitos de tráfico de influencias, por cohecho y por el delito fiscal correspondiente al ejercicio 1999. En julio de 2008, el Tribunal Supremo desestimó el recurso de casación presentado por Fabra, contra la investigación judicial. Posteriormente, en el año 2011, el mismo Tribunal Supremo hizo una revisión de las causas que habían sido desestimadas en el juicio de 2008 y se declaró incompetente para declarar prescritos los 4 delitos de los que había sido liberado Fabra. A principios de 2012 se esperaba que se reabrieran las causas a revisar, con el fin de que se depuren responsabilidades. En febrero de 2013, el Tribunal Supremo ordenó que Carlos Fabra también sea juzgado por cohecho.

Presuntas contrataciones y tratos de favor

Entre otras cosas, está acusado de simultanear su cargo público con un negocio de asesoramiento a través de la empresa Camarcas S.L. dedicada a asesoría y consultoría entre 2000 y 2004. En la documentación de Hacienda se reveló que Fabra, administrador único de Camarcas, cobró de por lo menos siete empresas diferentes, algunas de ellas con contratos adjudicados de la administración pública de Castellón, por un importe de 841.021 euros. Vicente Vilar, socio del presidente castellonense, fue el empresario que denunció haber pagado a Fabra comisiones millonarias por sus gestiones políticas a la hora de beneficiar la aprobación de productos fitosanitarios a través de la citada empresa. Las empresas gestionadas por Vilar, Naranjax y Comercial de Industrias Químicas Arcavi S.L. pagaron a Camarcas S.L. más de 150.000 euros entre 2000 y 2001.13
Las investigaciones se centraron en otras empresas además de las gestionadas por Vilar. Entre las compañías que realizaron ingresos a la empresa de Fabra se encontraban, entre otras, Cottocer S.L, vinculada al empresario Fernando Roig, presidente de la conocida industria cerámica Pamesa, que ingresó más de 200.000 euros entre 2000 y 2003 a Camarcas; y Azahar Jardinera y Riegos S.A. fue beneficiaria de concesiones de parques y jardines de la ciudad castellonense.

Reacciones

Tras las elecciones municipales de 2007, Carlos Fabra dijo sentirse "absuelto por el pueblo".[cita requerida] Por su parte, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, calificó a Fabra en 2008 como "un ciudadano ejemplar". El presidente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana señaló, después de estallar el caso Gürtel, la "enorme suerte" que tenía Fabra y la provincia de Castellón por contar con él.

Tradición familiar

Pertenece a la familia con mayor tradición política de Castellón, pues pertenece a la quinta generación de presidentes de la Diputación:
Victorino Fabra Gil (1818-1893), el agüelo Pantorrilles, su tío-tatarabuelo, participa en el bando de Isabel II enfrentándose a los carlistas del General Cabrera en el Maestrazgo, distinguiéndose en la defensa de Lucena del Cid. Apadrinado por Leopoldo O'Donnell liderará la Unión Liberal y llevará a sus seguidores al Partido Conservador. Fue presidente de la Diputación, de 1874 a 1892.
Victorino Fabra Adelantado (1837-1907), sobrino de Victorino Fabra Gil, y presidente de la Diputación en 1895.
Hipólito Fabra Adelantado, sobrino de Victorino Fabra Gil y presidente de la Diputación en los periodos 1897-1899, 1901-1902, 1903-1904 y 1905-1906.
José Fabra Sanz , hijo de Victorino Fabra Adelantado, secretario del Ayuntamiento de Villarreal hasta 1937.
Luis Fabra Sanz , hijo de Victorino Fabra Adelantado, fue presidente de la Diputación en los periodos 1918-1919 y entre 1919-1922. Fundador de la Derecha Regional Agraria. Diputado a Cortes por el partido Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA).
Carlos Fabra Andrés (1912-1979), hijo de Luis Fabra Sanz. Ocupa la Secretaría Provincial del Movimiento en Castellón de 1943 a 1947. Alcalde de Castellón de la Plana de 1948 a 1955. Presidente de la Diputación de 1955 a 1960.
Carlos Fabra Carreras, presidente de la Diputación de Castellón de 1995 hasta 2011.
Andrea Fabra Fernández, hija de Carlos Fabra Carreras, senadora en la VIII legislatura y diputada en el Congreso de diputados en las IX y X legislaturas. Saltó a la actualidad al gritar, entre aplausos, "¡que se jodan!" en el momento en el que el presidente de gobierno de España, Mariano Rajoy, exponía los recortes a la prestación de desempleo.
A pesar de todos estos parentescos, Carlos no es familiar del actual presidente de la Generalitat Valenciana, y exalcalde de Castellón de la Plana, Alberto Fabra Part20  No obstante, según el Diccionario biográfico de políticos valencianos 1810-2005 (editado por la Diputación de Valencia y la UNED-Valencia),23 el la biografía de Alberto Fabra, sí que sería primo suyo.
Contrae matrimonio con María Amparo Fernández Blanes, con quien tiene cuatro hijos Carlos, Claudia, Borja y Andrea, se divorcian. Actualmente está en pareja con la periodista y política Esther Pallardó.




Juicio a Carlos Fabra por tráfico de influencias, 
cohecho y fraude fiscal

Después de 10 años de instrucción, el expresidente de la Diputación de Castellón se sienta en el banquillo de la Audiencia Provincial de Castellón. Hoy declara ante el tribunal.





El juicio a Fabra llega al clímax con la irrupción de los inspectores de Hacienda

La defensa desacredita a los peritos que detectaron ingresos sin justificar
LORENA ORTEGA Castellón 20 OCT 2013 

El juicio al expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, entra esta semana en su etapa crucial. Los inspectores de Hacienda que investigaron sus múltiples cuentas y hallaron ingresos no declarados de 1,9 millones, por los que se le acusa de defraudar casi 700.000 euros entre 1999 y 2004, llegan mañana a la Audiencia. Su intervención es clave en el juicio en el que el dirigente del PP se enfrenta a penas de 13 años de prisión (ocho por las cuatro acusaciones de delito fiscal, cuatro por cohecho y un año por tráfico de influencias). La Fiscalía Anticorrupción, la Abogacía del Estado y la acusación popular de la Unión de Consumidores (UCE) han llamado a declarar como peritos a los dos inspectores de finanzas designados en su día por el juez de instrucción para desmenuzar los ingresos de Fabra y su exmujer, a quien se le imputan otros 1,5 millones de euros sin declarar y un fraude de otros 400.000 euros. “Las cuentas de mi mujer las movía yo, ella del tema de cuentas no se enteraba de nada”, dijo Fabra en su declaración para exculpar a María Amparo Fernández de los tres delitos fiscales de los que se le acusa y asumiendo así toda responsabilidad del total del dinero presuntamente defraudado.

Hasta ahora, Fabra no ha aclarado el origen de estos ingresos. Ni siquiera en su declaración ante el tribunal de la Audiencia porque el fiscal solo le interrogó sobre ello durante diez minutos. “Está en mis declaraciones, proceden de mi retribución como presidente de la Diputación, de mi cartera de seguros [sostiene que tenía ingresos como agente de seguros y por asesorías aunque en el juicio testigos y amigos negaron conocer otra labor más que la de político] y de ventas de enajenaciones de patrimonio”, dijo. El temor a los informes y las declaraciones que los dos peritos puedan desgranar mañana es tal que su abogado, Javier Boix, ha pedido que no sean considerados como peritos porque no son “imparciales” y están “contaminados” al trabajar para la misma Administración que acusa. Y la decisión todavía no está tomada. El magistrado de la Audiencia no resolvió la petición en el acto, lo hará cuando dicte sentencia.

Lo que pretende Fabra, después de intentar en vano que se declararan prescritos todos los presuntos delitos fiscales salvo el de 1999, es desacreditar la investigación de sus cuentas que ha llevado a Anticorrupción a pedir la pena más cuantiosa. Y para ello llevó en la última sesión a un exinspector de la Agencia Tributaria regional de Valencia que realizó otra investigación paralela en la que solo se elevó al fiscal sus cuentas de ese año y no de los posteriores, que también fueron analizados. La declaración se volvió en contra cuando admitió la “mínima” colaboración de Fabra para aportar datos y cuando aseguró que no se halló “una explicación razonable” de los múltiples ingresos en efectivo. La defensa contrarrestará los informes de los inspectores con otros dos peritos.

Más de cincuenta testigos han pasado ya por la Audiencia. Entre ellos, altos cargos de la Administración y políticos que han evitado hablar de presiones de Fabra para favorecer a quien fuera su amigo, incluso quienes así lo manifestaron en instrucción y lo plasmaron en documentos. Algunos, como un ex subdirector general de Agricultura, sí han ratificado su “interés” (solo tras la lectura de declaraciones anteriores) y otros no han sabido señalar o han negado reuniones similares en la Administración, con la presencia de Fabra, donde se abordaran asuntos de otro empresario. La acusación de cohecho es difícil de acreditar con las declaraciones realizadas hasta ahora. Dependerá de cómo el tribunal, el mismo que trató de retirar este delito, estime la prueba documental.






El chófer de Fabra: “Me daba un sobre y me decía: ‘Ingresa esto en mi cuenta”

Cinco trabajadores de bancos afirman que era habitual que el conductor llevara dinero
Lo metía en cuentas del expresidente de la Diputación y del PP provincial

“Fabra me daba un sobre y me decía: ingresa esto en mi cuenta”. José Salvador Campo, chófer del expresidente de la Diputación y del PP provincial, Carlos Fabra, ha admitido este viernes, en la cuarta sesión de juicio por el caso Fabra, que iba a hacer ingresos a varias oficinas bancarias a las cuentas del exdirigente popular cuando éste se lo mandaba. “No era habitual, iba de vez en cuando”, ha afirmado a preguntas del fiscal Anticorrupción. Otros cinco testigos, trabajadores de diversas oficinas bancarias de Castellón, han corroborado que el conductor solía acudir a las oficinas a realizar ingresos en las cuentas de Fabra. Uno de ellos ha concretado que lo hacía “en cheques o en efectivo”.

La cuarta sesión del juicio en el que Carlos Fabra (que hoy ha sido apoyado por la presencia de Víctor Campos, condenado por cohecho impropio en la causa de los trajes por recibir regalos de Gürtel) se enfrenta a trece años de cárcel por los presuntos delitos de tráfico de influencias, cohecho y cuatro fraudes fiscales se ha centrado en determinar la frecuencia y cuantía de los ingresos en las cuentas del expresidente de la Diputación. El fiscal Anticorrupción estima que tuvo ingresos no declarados de 1,9 millones (junto a otros 1,5 millones más de su exesposa), por los que se defraudó más de un millón de euros entre ambos. Los empleados bancarios han corroborado los ingresos del conductor de Fabra, pero ninguno ha concretado la frecuencia ni importe.

El fiscal ha buscado aclarar los ingresos que, según un informe pericial, se realizaban en las cuentas del expresidente de la Diputación. El documento señala, entre otros muchos, diez ingresos diferentes, de 3.000 euros en efectivo, realizados en solo dos días y sobre una misma cuenta. Pero no se ha preguntado en ningún momento, ni siquiera al propio chófer, si acudió varias veces en un mismo día a realizar ingresos. “Era de vez en cuando”, se ha limitado a decir. Preguntado sobre si estaba dentro de sus funciones realizar estos ingresos, Campo ha manifestado que “no entraba” pero que Fabra se lo pedía y él lo hacía. “Yo hacía lo que él me mandaba”.

Campo, a preguntas de la defensa de Fabra, ha asegurado que “nunca” vio al empresario Vicente Vilar o a su exmujer realizar alguna entrega de dinero dirigida al expolítico o a su mujer a cambio, supuestamente de agilizar la tramitación de los productos fitosanitarios.


Por la sesión de este viernes han desfilado también ex altos cargos de los Ministerios de Sanidad, Agricultura y de la Consejería de Medio Ambiente que mantuvieron reuniones o contactos en referencia a los productos fitosanitarios que el empresario Vicente Vilar intentaba conseguir y por los que, según denunció (aunque se desdijo en el juicio) tuvo la mediación de Fabra y pagó “cantidades millonarias” por sus gestiones.

Una de ellas ha sido Pilar Máñez, quien fuera directora general de Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente. Ha admitido que mantuvo una reunión con los representantes de Naranjax con la presencia de Carlos Fabra. “Estuvo presente como presidente de la Diputación, que yo sepa no tenía ningún tipo de competencia pero era habitual que se reciba a empresas acompañadas por alcaldes o representantes como el presidente de la Diputación”, ha afirmado. No obstante, preguntada por cuántas veces más vio a Fabra en su departamento ha dicho: “Ninguna más”. Tras esta reunión, Máñez ha indicado que se le otorgó una autorización provisional (nunca llegó a ser definitiva) pero ha negado en todo momento que recibiera presiones para ello.

Una de las declaraciones más importantes de la jornada era la de María Dolores Flores, que ocupó la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad en 2001 y 2002. Según consta en la instrucción, Flores redactó un escrito que llegó a Fabra y que éste remitió a Vilar (como prueba de sus supuestas gestiones) en el que detallaba los nombres de los productos a los que se había dado salida el ministerio. “En unos días espero que puedan salir la mayoría”, dijo en ese escrito. Sin embargo, ni el fiscal ni la acusación le han preguntado expresamente por ese fax y por su contenido.

Flores ha declarado que recibió una carta del exsenador Miguel Prim. “Yo le contesté que no se podía agilizar más”, ha manifestado. Pese a ello, ha asegurado que “en ningún momento se alteró el orden de registro de entrada de los productos y se aprobaron cuando reunían todos los requisitos” y cuando “les tocaba en el número de procedimiento”, por lo que no sintió la carta como una medida de presión. El fiscal considera que Carlos Fabra intermedió para agilizar estos productos y que, para ello, se valió de sus relaciones con el exsenador Prim.

También quien fuera la directora de gabinete del ministro de Agricultura en el año 2000, Catalina de Miguel, ha hablado de una carta del exsenador. “Quería saber si tenía algún problema esa empresa y yo le dije que los mismos que otras”, ha recalcado sin atribuir tampoco a presiones los contactos para interesarse por los productos fitosanitarios.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada