lunes, 31 de marzo de 2014

719.- Recortes en democracia: La moda 'popular' de eliminar diputados con la excusa de la austeridad

recortes en democracia


Recortes en democracia: La moda 'popular' de eliminar diputados con la excusa de la austeridad

Antonio Ruiz Valdivia.  Huffingtonpost.es




La crisis económica ha pasado por España como un tsunami. El país que presumía de estar en la Champions League de la economía mundial ve como es mucho más pobre que hace siete años, como la cola del paro es cada día más larga y como los servicios públicos se resienten a niveles que no imaginábamos.

La fiebre por aplicar de manera ansiosa políticas de austeridad también ha llegado a los mismos parlamentos regionales. La reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha, impulsada por María Dolores de Cospedal, ha sido el primer cambio firme para reducir el número de diputados en un asamblea regional.

¿Se está utilizando el criterio de la austeridad para frenar el ascenso de nuevos partidos? ¿Ha llegado para quedarse la moda de eliminar diputados y recortar democracia?

Lo que hace Cospedal se convierte en tendencia entre muchos barones. En el Parlamento de Galicia ya están tramitando una reforma de la ley electoral presentada por el PP para rebajar el número de diputados y La Rioja prepara otra en el mismo sentido. A estas voces se han unido las de los presidentes de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, y de Baleares, José Ramón Bauzá, quienes ya han manifestado su intención de hacer más pequeños su parlamentos.

LA REFORMA A MEDIDA DE COSPEDAL

¿Qué ha hecho Cospedal? La modificación del Estatuto disminuye el número de diputados autonómicos a una horquilla de entre 25 y 35 frente frente a la actual, que va de los 47 a los 59 parlamentarios. Actualmente hay 49.

El texto ya ha recibido el visto bueno de la Cortes castellano-manchegas y del Congreso -donde solo fue apoyado por los populares- y se encuentra a la espera de su aprobación definitiva por parte del Senado. Una maniobra del PP de Castilla-La Mancha que chocó al principio, ya que al principio de la legislatura había modificado la normativa electoral para aumentar los escaños.

Económicamente la reducción, según llegó a proclamar el presidente de las Cortes autonómicas, Vicente Tirado, supondría un ahorro de 14 millones de euros y políticamente, según la oposición, le serviría para ganar las elecciones a Cospedal al no permitir la irrupción de nuevas fuerzas en una cámara marcada por el bipartidismo.



“UN ATENTADO”, “UN GOLPE DE ESTADO DEMOCRÁTICO”

“Es muy grave” lo que está sucediendo en Castilla-La Mancha, explica a El Huffington Post el secretario de Organización del PSOE en la comunidad, Jesús Fernández Vaquero, que subraya que Cospedal ha hecho este movimiento al ver en las encuestas que no volvería a ganar el año que viene.

Esta sería la “clave” de la reforma, según el dirigente socialista, que subraya que Cospedal quiere dejar fuera a otras fuerzas como IU y UPYD, con las que sería “muy difícil” un acuerdo para seguir en la Presidencia si pierde la mayoría absoluta.

“Un atentado, un golpe de estado democrático”, agrega Fernández Vaquero, que revela que no han tenido ni una reunión con la líder popular para tratar este cambio en un texto que forma parte del mismo bloque constitucional.

La medida de reducción de representación democrática aplicada por la “mejor discípula de Margaret Thatcher y de Angela Merkel”, prosigue el socialista, se une a la ya implantada por la que perdieron la dedicación exclusiva los parlamentarios y, por lo tanto, su salario fijo -aunque cobra una indemnización y dietas por asistencia-. Esto hizo que 42 de los 49 diputados pasaran de ganar unos 3.000 a unos mil al mes, algo que ha avalado el Tribunal Constitucional.

Para el socialista, es de un “cinismo impresionante” que apruebe esta reducción una persona que “gana 250.000 euros al año”. “Hay que empezar la austeridad por uno mismo”, agrega a la vez que denuncia que “lo que se pretende con esto es que se dediquen a la política los que se han dedicado a toda la vida”.

Desde Izquierda Unida, explica su coordinador regional, Daniel Martínez, consideran que esta medida va a “atornillar un poco más” la democracia “bajo mínimos” que domina una comunidad con el “único parlamento autonómico bipartidista históricamente”. “Si antes hablábamos de déficit autonómico, ahora ya es vaciar de contenido la democracia en Castilla-La Mancha”, apostilla.

Izquierda Unida cree que Cospedal ha puesto en marcha la reforma porque es la “única forma que tiene que gobernar” y, según sus cálculos, podrá hacerlo con mayoría absoluta obteniendo apenas el 30% de los votos. “Le sobra la democracia y si puede, mandará exportar el sistema”, agrega.

Para que IU pueda alcanzar algún diputado, prosigue Martínez, se necesitaría un 14% de votos, algo que no es imposible, pero muy difícil. Uno de los peligros que ve el líder de IU en esta comunidad es que los ciudadanos “lo perciban como algo ejemplar y que solo perjudica” a su partido porque lo que hace es reforzar “el sistema bipartidista y garantizar determinadas políticas” que tendrán “efectos” en los ciudadanos.



“CON LA EXCUSA DE LA AUSTERIDAD…”

“Con la excusa de la austeridad, se están haciendo montones de cosas que no tienen nada que ver con la crisis económica y con la excusa de una política económica determinada se está metiendo un montón de ideología en muchas ocasiones”. Esta es la opinión de Ignacio Urquizu, profesor de Sociología en la Universidad Complutense y colaborador de la Fundación Alternativas.

En este sentido, manifiesta que el coste de los parlamentos en España está por debajo de la media de los de otros en países desarrollados: “Eso repercute en que los diputados tengan menos posibilidades a la hora de hacer legislación, necesitan asistentes y asesores, no es una cuestión de coches oficiales como se banaliza”.

Según Urquizu, al reducir políticos se está disminuyendo la representación de los ciudadanos. ¿Una moda “pasajera”? “Parece que en la crisis económica se ha penalizado y culpado a los políticos de muchas cosas y uno de los riesgos que existe, y es lo que temo, es que la crisis económica pase y la crisis política se quede con nosotros bastante”.

“Y si eso sucede así, que la desafección ciudadana no se vaya tan rápidamente como se prevé, lo que es una moda temporal puede que se acabe consolidando”, señala Urquizu.

Asimismo reflexiona que “sí puede ser un problema que de repente la calidad de la democracia caiga o baje por una decisión coyuntural y por aprovechar un sentimiento de la ciudadanía”.

Además, “otro de los riesgos existentes es el de la manipulación política que aquí en España no estamos muy acostumbrados, pero en otros países sí que se da”. Esto se conoce como gerrymandering, que consiste en hacer la circunscripción a tu medida, un diseño electoral con el que sabes que va a ganar, recuerda este profesor. No obstante, prosigue, esto no siempre funciona como le pasó al ex primer ministro Alain Juppé en Francia.

“A veces te sale mal la jugada, pero siempre está esa tentación”, advierte.

Aunque este tema es de vital importancia para la democracia, no se han producido manifestaciones ni movimientos sociales en contra de esta reducción. ¿Por qué? A esto responde Urquizu argumentando que “ha calado el ataque deliberado a los políticos como responsables de la crisis. Entonces, claro, como ya tenemos un cuplable, lo que tenemos que hacer es solucionar el problema y para algunos puede ser cambiar a los políticos y para otros puede ser que haya menos”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada