lunes, 18 de noviembre de 2013

651.- La ONU saca los colores a Gallardón y a su contrarreforma del aborto

Imagen de la catedral de Santiago de Compostela rodeada por los manifestantes por el aborto libre. EP

La ONU saca los colores a Gallardón 
y a su contrarreforma del aborto


Mientras el ministro de Justicia pretende suprimir el derecho de las chicas de 16 y 17 años a abortar sin permiso paterno, un informe de Naciones Unidas reivindica que las adolescentes puedan tomar decisiones sobre su propia vida.

ANNA FLOTATS Madrid Público.es

Rajoy desautoriza a Gallardón y aplaza 'sine die' la reforma de la ley del aborto
Uno de los cambios que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, tiene previsto introducir en la nueva Ley del Aborto consiste en suprimir el derecho de las chicas de 16 y 17 a abortar sin el permiso de sus padres. Una decisión que está en las antípodas del camino a seguir que marca la ONU. El estudio Maternidad en la niñez: enfrentar el reto de l embarazo en adolescentes —incluido en el Estado de la Población Mundial 2013 que acaba de publicar el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)— establece como reto de todos los gobiernos el "empoderamiento de las niñas". Es decir, "desarrollar su capacidad, permitiéndoles tomar decisiones en la vida".

"Los gobiernos tienen el compromiso de ratificar los derechos de las niñas a la educación y a la sanidad, incluida la salud sexual y reproductiva", reza el informe, que añade que este empoderamiento es clave para evitar embarazos adolescentes. La reforma de la ley del aborto que prepara Gallardón —aunque ha sido aplazada hasta en seis ocasiones— cercenará los derechos y la capacidad de decisión de las adolescentes, a pesar de que la ONU afirma que "es esencial construir una sociedad donde las niñas (...) sean capaces de tomar decisiones sobre su futuro y que afectan a sus vidas directamente". E insiste: "El embarazo en adolescentes no es el resultado de una decisión deliberada. Al contrario, el embarazo en general es el resultado de la ausencia de poder decisión". 

La ONU pone de ejemplo de buenas prácticas a los Países Bajos, con una de las leyes más permisivas y con la menor tasa de abortos del mundo
La ley del aborto que puso en marcha el PSOE daba a las adolescentes la posibilidad de abortar por decisión propia, pero Gallardón les arrebatará ese derecho con una de las leyes más restrictivas de Europa sin hacer caso a las evidencias científicas, como un estudio de la revista The Lancet, que demuestra que la tasa de abortos es menor en países con leyes más permisivas y el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que revela que restringir el aborto sólo provoca más mortalidad materna. Poner trabas a la interrupción voluntaria del embarazo fomenta además los abortos en condiciones de riesgo, que "se realizan en un 98% en países en desarrollo donde el aborto suele ser ilegal", dice la ONU. 

De hecho, el informe pone como ejemplo de buenas prácticas a los Países Bajos, que tiene una de las leyes más permisivas de Europa —las mujeres pueden abortar desde los 16 años hasta prácticamente la semana 24 de gestación— y, a la vez, "una de las tasas de aborto más bajas del mundo". Al margen de las leyes, un factor clave para reducir el número de embarazos adolescentes es la educación. La ONU afirma que "las mayores tasas de alfabetización de las mujeres entre 15 y 19 años están relacionadas con tasas considerablemente más bajas de natalidad adolescente". En este sentido, los Países Bajos también son un ejemplo a seguir, según la ONU, porque "ha incluido la planificación familiar en el sistema público nacional de seguros médicos y proporciona anticonceptivos de manera gratuita".  

Vuelta a la ley de 1985

Actualmente, y desde el año 2010, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva garantiza a las mujeres el derecho a decidir libremente la maternidad. Pueden abortar sin dar explicaciones hasta la semana 14 de embarazo. A partir de entonces, y hasta la semana 22, pueden hacerlo sólo si se aprecian malformaciones fetales o si hay riesgo para la salud de la madre. Después de este tiempo, la interrupción del embarazo sólo está permitida si un comité médico determina que hay una malformación grave o incompatible con la vida.

Lo que pretende ahora el Gobierno de Mariano Rajoy es cambiar esta ley "de plazos" por una de "supuestos", de modo que el aborto sea un delito excepto en casos concretos. De momento, las excepciones se desconocen, pero en España, entre 1985 y 2010, la interrupción del embarazo sólo estaba despenalizada en tres casos: violación (en las 12 primeras semanas), malformación del feto (hasta la semana 22) y riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer (en cualquier momento). De hecho, una de las pocas pistas que ha dado el titular de Justicia sobre el tema es que el objetivo del Gobierno no es volver a la ley de 1985, sino "corregir los defectos que tenía" como por ejemplo, que la malformación del feto no sea uno de los supuestos que permita abortar de manera legal.  



Gallardón asume un nuevo retraso en la aprobación de la ley del aborto


El ministro de Justicia asegura que el proyecto de ley se aprobará "en cuestión de semanas" el mismo día en que el secretario de Estado comunica a una plataforma en defensa de los derechos reproductivos que el trámite "no será inmediato".

A. F. / AGENCIAS Público.es

Gallardón aprobará la contrarreforma del aborto en octubre
Rajoy desautoriza a Gallardón y aplaza 'sine die' la reforma de la ley del aborto
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha asegurado que, si no se aprueba en el mes de octubre, "será cuestión de semanas" que el proyecto de Ley del Aborto sea aprobado por el Consejo de Ministros.

En la rueda de prensa posterior al Consejo, el titular de Justicia ha asumido el posible retraso sobre la fecha marcada por el Ejecutivo para aprobar esta norma —en julio aseguró que vería la luz en el siguiente trimestre— porque, aunque el trabajo esta "avanzadísimo", todavía necesitan hacer "algunas profundizaciones en determinados aspectos del texto, que es un texto importante.

Gallardón ha argumentado, además, que su departamento está llevando a cabo "un enorme trabajo legislativo", con la remisión al Congreso del Código Penal, la aprobación del Estatuto de la víctima, y el trabajo simultáneo en el Código Mercantil, la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley orgánica, así como la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "Si no cumplimos la matemática exacta (agosto, septiembre y octubre, sería porque nos demorásemos unas semanas en la presentación del proyecto", ha insistido.

Precisamente hoy, la Plataforma Estatal en defensa de los derechos sexuales y reproductivos Decidir nos hace libres ha mantenido una reunión con el secretario de Estado de Justicia, Fernando Román, tras la petición reiterada del colectivo desde septiembre de 2012.Según la portavoz de la plataforma, Isabel Serrano, Román les ha asegurado que el proyecto de ley no tiene "calendario ni contenido" y que puede ir al Consejo de Ministros en los próximos tres meses "pero no de manera inmediata". Según la plataforma, Román ha reconocido que dado el debate social que ha generado la reforma, "el resultado final no va a gustar al 50% de la población".  





La reforma del aborto de Gallardón será más restrictiva que la de países tan católicos como Italia o Polonia

Sólo Irlanda, Andorra, Malta, Mónaco, Liechtenstein y San Marino prohíben la interrupción voluntaria del embarazo en casos de malformación fetal; una de las medidas anunciadas por el ministro de Justicia

ANNA FLOTATS/PAULA DÍAZ Público.es


Malta, Chile, El Salvador, Nicaragua y República Dominicana son los cinco países del mundo donde el aborto no está permitido en ningún caso y es un delito penado con cárcel. En otros, como Argentina, Irlanda, Indonesia, Brasil, Guatemala, Honduras, Paraguay, Venezuela o Somalia sólo se permite cuando la vida de la gestante corre peligro, según el último informe de ONU Mujeres titulado El Progreso de las Mujeres en el Mundo [pdf]. Mientras, en las zonas que recientemente se han abierto a la permisividad, como Urugay, donde ya se permite la interrupción libre del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, la medida ya ha dado sus buenos resultados eliminando riesgos para la salud de las mujeres.

Por todo ello, porque son numerosos los organismos internacionales que advierten que restringir el aborto sólo conlleva clandestinidad y muerte, las organizaciones feministas vuelven a conmemorar hoy el Día Internacional por la Despenalización del Aborto, por una interrupción del embarazo "legal, segura, libre y gratuita". 

En España, la situación es confusa. A pesar de la intencionada falta de concreción del Gobierno sobre la reforma de la ley, las pistas que ha dado hasta ahora el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, dibujan un marco legal más restrictivo incluso que el de países tradicionalmente católicos como Italia o Polonia, que devolverá al país a tiempos de hace más de 30 años.

Actualmente, y desde el año 2010, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva garantiza a las mujeres el derecho a decidir libremente la maternidad. Pueden abortar sin dar explicaciones hasta la semana 14 de embarazo. A partir de entonces, y hasta la semana 22, pueden hacerlo sólo si se aprecian malformaciones fetales o si hay riesgo para la salud de la madre. Después de este tiempo, la interrupción del embarazo sólo está permitida si un comité médico determina que hay una malformación grave o incompatible con la vida.

Restringir el aborto sólo provoca más mortalidad materna, según la OMS
Lo que pretende ahora el Gobierno de Mariano Rajoy es cambiar esta ley "de plazos" por una de "supuestos", de modo que el aborto sea un delito excepto en casos concretos. De momento, las excepciones se desconocen, pero en España, entre 1985 y 2010, la interrupción del embarazo sólo estaba despenalizada en tres casos: violación (en las 12 primeras semanas), malformación del feto (hasta la semana 22) y riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer (en cualquier momento). De hecho, una de las pocas pistas que ha dado el titular de Justicia sobre el tema es que el objetivo del Gobierno no es volver a la ley de 1985, sino "corregir los defectos que tenía" como por ejemplo, que la malformación del feto no sea uno de los supuestos que permita abortar de manera legal.

Aun así, Gallardón no ha dado nada por sentado y lo poco que se sabe de esta reforma legal es lo que el ministro ha ido diciendo con cuentagotas en entrevistas en los medios de comunicación o respondiendo a preguntas en el Congreso. Esa estudiada inconcreción demuestra la falta de unanimidad que hay en el Gobierno sobre cómo regular la interrupción del embarazo. La falta de acuerdo se confirmó el pasado mes de julio cuando la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que la modificación de la norma quedaba aplazada sine die. Aun así, el titular de Justicia volvió a amenazar con aprobar su "contrarreforma" en octubre en una reciente entrevista con RNE.

Reducir el número de abortos 

Por otra parte, uno de los objetivos que el Gobierno dice querer alcanzar con el endurecimiento de la ley es reducir el número de abortos, que en 2011 llegaron a 118.359. Pero el argumento es falaz. Un estudio de la revista The Lancet demuestra que la tasa de abortos es menor en países con leyes más permisivas y el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que restringir el aborto sólo provoca más mortalidad materna.

Dar marcha atrás en la actual Ley del Aborto en los términos anunciados por Gallardón situaría al país en el ránking de los países más restrictivos de Europa. De hecho, sólo Irlanda, Andorra, Malta, Mónaco, Liechtenstein y San Marino no admiten la malformación fetal como motivo para interrumpir un embarazo. En Polonia, con gran tradición católica, la práctica está despenalizada salvo en los supuestos "por motivos económicos o sociales" y "a petición de la interesada". Incluso en Italia, donde la influencia del Vaticano es evidente, cualquier mujer que lo desee puede poner fin a su gestación sin necesidad de poner excusas.

También supondría equiparar a España con buena parte de las zonas más subdesarrolladas de África o América Latina. Este mismo año, la joven salvadoreña bautizada por los medios como Beatriz pudo someterse a un parto inducido de un feto sin cerebro  gracias a la presión mundial ejercida sobre el Gobierno de su país. Pero otras Beatrices no tienen tanta "suerte" y recurren a la clandestinidad, con todos los riesgos que ello conlleva.





Mujeres en lucha por un aborto "libre, seguro y accesible"

La plataforma Decidir nos hace libres se movilizará a partir de este fin de semana contra la reforma de la ley de interrupción del embarazo

EUROPA PRESS Madrid 


Así lo han explicado en rueda de prensa la portavoz de la Plataforma y presidenta de Fundación Mujeres, Marisa Soleto; la portavoz de Fundación Mujeres Jóvenes, Tania Campos; y la portavoz de la Asociación de Clínicas acreditadas para la interrupción del embarazo (ACAI) y miembro de la corriente Las Otras Feministas, Empar Pineda.

Según han señalado, las movilizaciones se iniciarán en torno a la conmemoración, el 28 de septiembre, del Día de Acción Global por el aborto seguro y legal, que se celebra en todo el mundo y que en España se traducirá en concentraciones, charlas y representaciones en distintas ciudades. El acto central tendrá lugar en Madrid, el mismo 28 por la mañana, con una concentración en Red De San Luis y una manifestación, la víspera, que saldrá de San Bernardo a las siete de la tarde.

Soleto ha llamado a todos los ciudadanos a sumarse a estas protestas que, según ha dicho, "serán sostenidas en el tiempo" y se irán reproduciendo a lo largo de las próximas "semanas o meses o cuanto sea necesario" a fin de parar una reforma legislativa que, en su opinión, es "un retroceso legal" que condenará a miles de mujeres al aborto clandestino e inseguro o, si tienen recursos económicos, a la "emigración abortiva".

En este sentido, Pineda ha ofrecido datos de los últimos estudios de la ACAI para asegurar que con los cambios que ha ido anunciando el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, "105.341 de las 118.359 mujeres que abortan al año en España serán invisibles" porque sus motivaciones, de índole laboral o económico (30%) o de tipo personal (60%) no encontrarán respaldo en la normativa.

En su opinión, esto no significa que se vayan a producir cien mil abortos menos al cabo del año, sino que estas mujeres lo harán a escondidas o en el extranjero. "Si la reforma se aprueba, ¿qué hará Gallardón con ellas? ¿Bajo qué supuesto ocultará su legítimo derecho?", se ha preguntado Pineda para incidir en que el ministro "aún no ha asimilado" que una mujer que quiera abortar "lo hará con ley o sin ella".






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada