jueves, 26 de junio de 2014

794.- Imputación de la Infanta Cristina

 El juez José Castro. EFE
El Juez Castro

Imputación de la Infanta Cristina

Castro ve "sobrados indicios" de que Cristina se lucró y ayudó a su marido con su "colaboración silenciosa"

El tribunal juzgador dilucidará si la actuación irregular de la infanta residió en "la confianza, veneración o amor" que profesaba por su marido y sobre los efectos penales.

JULIA PÉREZ Madrid 25/06/2014

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, apunta en el auto difundido este miércoles a que hay "sobrados indicios" de que la infanta Cristina intervino "lucrándose en su propio beneficio y, de otra, facilitando los medios para que lo hiciera su marido", a través de una "colaboración silenciosa" en la sociedad Aizoon, de la que ella era socia con Iñaki Urdangarin al 50% del capital. A través de esta sociedad se beneficio de los fondos "ilícitamente ingresados" por la mercantil Aizoon procedentes del dinero público gestionado en Baleares y la Comunidad Valenciana, a los que se añade el dinero que Urdangarín no desembolsó "gracias a sus defraudaciones fiscales".

El juez asegura que "no debe pronunciarse" sobre "si la explicación a esta actitud residía en la confianza, veneración o amor que profesaba a su marido" ni sobre los efectos penales que pudieran derivarse de ella. El auto resalta que la infanta Cristina intervino "activamente" en el "vaciado de fondos" de Aizoon, sociedad cuya presidencia se repartía alternativamente con su marido. A través de Aizoon, la infanta y su marido contrataron "en negro" a personal de su casa; a empleados de Aizoon "a sabiendas de que los contratados nunca habrían de prestar servicios para la sociedad"; se cargaban gastos y viajes de la familia; compartían tarjetas de crédito y el domicilio social se registraba en la vivienda del matrimonio. Por ello, el juez considera "difícil" compatibilizar el "trasiego domiciliario" al que Urdangarin sometió Aizoon "con lo que Doña Cristina de Borbón y Grecia podría suponer que era una sencilla y entrañable entidad familiar".

El juez ve "difícil" compatibilizar el "trasiego domiciliario" al que Urdangarin sometió a Aizoon con la "entrañable entidad familiar" que pretende la infantaLa mercantil Aizoon fue creada en 2002 con el "deliberado propósito" de servir de cauce para el reparto de los beneficios que, "a pesar de su proclamación de entidad carente de lucro", se obtenían del Instituto Nóos". También tenía como destino facturar "hipotéticos servicios profesionales" que Urdangarin prestó a distintas entidades "sustrayéndolos así a las declaraciones que sobre el IRPF".

El juez Castro imputa a la infanta de dos presuntos delitos contra la Hacienda Pública y uno de blanqueo de capitales.
Respecto a los delitos de prevaricación administrativa y tráfico de influencias cometidos en la gestión del Instituto Nóos, el juez imputa a Jaume Matas, José Luis Ballester, Gonzalo Bernal, Juan Carlos Alía, Miguel Ángel Vonet, Iñaki Urdangarín, Diego Torres, Ana María Tejeiro y sus hermanos Marco Antonio y Miguel Tejeiro.

En este punto del auto, Castro recuerda que aplicó un planteamiento similar para la infanta Cristina, en tanto simultaneó un cargo de vocal de la Junta directiva del Instituto Nóos, que estatutariamente era superfluo entre los años 2003 y 2006 con el de copartícipe, al 50% con su esposo, de la mercantil Aizoon, que fue destinataria de parte de los fondos públicos obtenidos por Nóos. No obstante, la Audiencia de Palma dictó un auto el 7 de mayo de 2013 en el que dejaba sin efecto la citación de la infanta determinar su participación en las actividades presuntamente delictivas del Instituto Nóos.

Castro sostiene que Urdangarin cometió 25 delitos al frente de Nóos

El juez atribuye al esposo de la infanta cinco delitos de prevaricación, cinco de malversación de caudales públicos, cinco de fraude a la administración y cinco de tráfico de influencias.

EFE Madrid 25/06/2014


Iñaki Urdangarin a su salida del juzgado de Palma de Mallorca.
Urdangarin, imputado por nueve delitos

El juez José Castro sostiene que de la investigación que ha llevado a cabo en los últimos cuatro años se desprende que Iñaki Urdangarin cometió al frente del Instituto Nóos un total de 25 delitos. El instructor atribuye al esposo de la infanta Cristina cinco delitos de prevaricación, cinco de malversación de caudales públicos, cinco de fraude a la administración y cinco de tráfico de influencias por los contratos que Nóos suscribió con administraciones públicas.

Además, le imputa falsedad de documento oficial, falsificación de documentación mercantil, estafa y dos delitos de fraude a Hacienda. Son nueve delitos diferentes, varios de ellos cometidos de manera reiterada, los que figuran en el auto de pase a procedimiento abreviado dictado hoy por el juez Castro.

En este documento, de 167 páginas, el magistrado pone fin a la instrucción del caso Nóos y dispone que el Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares y populares personadas soliciten la apertura del juicio oral formulando escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa o, excepcionalmente, la práctica de diligencias complementarias.

A lo largo de la instrucción del caso Nóos, Urdangarin ha prestado declaración ante el juez en dos ocasiones, en febrero de 2012 y de 2013. Además, varias de sus propiedades, incluido el llamado palacete de Pedralbes, están embargadas desde el pasado noviembre por impago de la fianza de responsabilidad civil de 6,1 millones que le impuso el juez ante una eventual condena.

Así se gastaron Urdangarin<br> y Cristina el dinero público

El fiscal acusa al juez Castro de imputar a la infanta de forma predeterminada



En un duro escrito de 63 páginas, Pedro Horrach recurre el auto del magistrado y le acusa de haber llevado a cabo una instrucción "a la carta"

EUROPA PRESS Madrid 26/06/2014


La Fiscalía Anticorrupción ha recurrido ante la Audiencia Provincial de Baleares el auto por el que el juez José Castro puso este miércoles fin a las pesquisas del caso Nóos y acordó mantener la imputación de la infanta Cristina. A través de un escrito de 63 páginas, la Fiscalía recrimina al magistrado haber llevado a cabo una instrucción "a la carta" y haber practicado investigaciones "contradictorias" en torno a la hermana del Rey Felipe VI "a modo de encaje de bolillos".

El fiscal Pedro Horrach ha acudido pasadas las 9.30 horas a los Juzgados de Vía Alemania de Palma, donde ha interpuesto su recurso de apelación, que será elevado al tribunal de la Sección Segunda de cara a su resolución. En concreto, Castro ha dado tres días a las partes para que puedan recurrir en reforma -ante el propio Juzgado- la resolución judicial, y cinco días para que puedan hacerlo directamente ante la Audiencia.

En un duro recurso, Horrach critica que el titular del Juzgado de Instrucción número 3 haya hecho sobre la Infanta "un juicio de valor basado en meras conjeturas: Doña Cristina de Borbón es culpable, no se sabe bien de qué, para a continuación emprender una intensa prospección para ver si se la pilla en un renuncio".

"Cuando el puerto de destino está determinado antes de iniciar la investigación, basado en meras conjeturas, contamina de tal forma la marcha exploratoria que la convierte en un itinerario inamovible, en el cual los parámetros de imparcialidad, objetividad y congruencia que deben presidir cualquier actuación judicial quedan relegados", subraya tajante el fiscal, contraponiendo estos aspectos a una instrucción "presidida por un credo y no por la sana guía de la duda".

En esta misma línea, el representante del Ministerio Público acusa a Castro de verter "insinuaciones" que considera "un claro exponente de deriva judicial, consecuencia de interferencias mediáticas que elevan a la categoría de dogma la parodia de funcionarios sometidos al poder gubernamental. Y ello porque, ironiza, "la realidad 'no vende' y la adopción de decisiones fruto del simple ejercicio profesional, sin el aditamento de intrigas o maquinaciones ficticias, resulta anodino a efectos comerciales".



¿En qué se gastaron la infanta y Urdangarín el dinero público?

Los duques de Palma desviaron dinero público para sufragar la reforma del Palacete de Pedralbes, viajes al extranjero, fiestas familiares, servicio doméstico irregular pagado ‘en negro', clases de baile de salsa y merengue y viajes de lujo, según el auto de imputación del juez Castro.

JULIA PÉREZ Madrid 26/06/2014

El auto del juez instructor 3 de Palma, José Castro, motiva en el auto difundido ayer las razones por las cuales considera que hay que procesar a la infanta Cristina, a su marido, Iñaki Urdangarín, y a otras 14 personas más. El magistrado destaca que el Instituto Noos obtenía dinero público de las administraciones de Baleares y de la Comunidad Valenciana pero, como era una entidad sin ánimo de lucro, se creó toda una trama de sociedades para realizar facturaciones triangulares y eludir el pago de impuestos.

Otro sistema fue la sociedad Aizoon, propiedad al 50% entre Urdangarín y la infanta Cristina. Allí fueron a parar fondos públicos, que se desviaron del Institito Noos con el fin de eludir el pago de impuestos. Al mismo tiempo, los gastos personales de la familia Urdangarín/Borbon experimentaron "un nada despreciable alivio", según el juez que agrupa las facturas pagadas por la mercantil Aizoon.

El magistrado detalla en el auto una serie de facturas ante las que no se puede quedar al margen la infanta Cristina. Estas son las compras realizadas a través de la empresa Aizoon con el dinero proveniente del Instituto Noos:

.- Viaje a Río de Janeiro, del que disfrutó el matrimonio y sus cuatro hijos. Importe: 5.000 euros.

.- Compra de una vajilla a la entidad La Muy Noble y Artística Cerámica de Alcora. Importe: 1.741,55 euros.

.- Adquisición de un cuadro en la Galería Sala Parés en diciembre de 2005. Importe: 4.400 euros.

.- Compra de material didáctico, mobiliario infantil y escolar en mayo de 2005 a la empresa Hermex Ibérica. Importe 1.814,52 euros.

.- Compra de mobiliario diverso a la compañía Rosa Cerveto-Marta Mas en diciembre de 2005 por importe nada menos que de 138.834,60 euros.

.- Adquisición de mobiliario que aparenta ser para Aizoon pero que fue entregado en la vivienda del matrimonio Urdangarín/Borbón. La factura es de la empresa Pasi Disseny, dedicada a las reformas, decoración y restauración y está fechada en diciembre de 2005. El importe, de 39.567,60 euros, es considerado por el juez como "desmesurado para lo que, todo lo más, sería un despacho fantasma donde apenas concurrían empleados ni clientes" y del que la infanta dice que se ha enterado que era un espacio de su casa que tenía cedido a Aizoon cuando preparó su declaración ante el juzgado.

.- Confección e instalación de cortinas y rieles en el despacho por parte de la empresa Blau Cel Sociedad Particular Civil, en octubre de 2006. Importe de 9.280 euros

.- Compra de cuatro libros de Harry Poter y uno sobre Creatividad, así como dos ramos de flores y un Iphone exclusivo en el año 2008. Adquisiciones que, según el juez, no ofrecen discusión sobre quién debiera de haberlas abonado.

.- Decoración con globos en el domicilio de Urdangarín con motivo de una fiesta de cumpleaños. Contratación de un animador infantil.

.- Pago en 2007 a la empresa Okeanis, dedicada a la organización de eventos. Fue contratada por Urdangarín para organizar y decorar una fiesta infantil con motivo del cumpleaños de uno de sus hijos.

.- Contratación, en junio de 2007, de otra empresa de eventos (Kate-Shima Nagata) con destino al cumpleaños de la infanta Cristina.

.- Alquiler de material audiovisual a Sonoestudi, en el año 2008.

.- Compra de un altavoz a Safa Distribución y a Radio Wat.

.- Contratación de un cocktail para 81 personas a la empresa Pearson Point para celebrar el nacimiento de una de las hijas del matrimonio, acaecido una semana antes.

.- Dos facturas de Charly y Delta por el montaje de carpas de grandes dimensiones en la vivienda familiar. Una de ellas, de enero de 2008, fue para celebrar el 40 cumpleaños de Urdangarín. Y la otra para celebrar la primera comunión de dos de los hijos.

.- Contratación de un cocktail para 50 adultos y 30 niños con motivo de una comunión, oferta recibida por el secretario personal de Cristina de Borbón.

.- Factura de Servicios de Climatación Torres, de enero de 2008, por el alquiler de tres estufas de jardín por importe de 242,21 euros "y que se antoja harto difícil adjudicar a la actividad empresarial dwe Aizoon S.L. y sí más bien asociar al cumpleaños del señor Urdangarin que, como queda dicho, fue tres días antes", sostiene el juez.

.- Actuación del mimo Pep Bou el 12 de junio de 2005 que, junto al alquiler del equipamiento de luz y sonido, "supuso una facturación por importe de 7.888 euros que inexplicablemente hasta donde se alcanza se cargó a Aizoon S.L.", razona el auto.

Mención aparte merece para el juez otras facturas encargadas "especialmente" por la infanta Cristina. Estas son:

.- Servicios de asesoramiento y coaching. El encargo lo realizó personalmente Cristina de Borbón y el servicio prestado consistió en el asesoramiento sobre dos temas: presentaciones y los roles como competencias de la Dirección. La factura está emitida por Margarita Martí Ripoll en septiembre de 2007.

.- Curso de formación de clases de baile de salsa y merengue prestadas en el domicilio familiar por Carmen Batlle Pifarré en julio de 2007.

.- Contratación de empleados del hogar familiar del matromonio en la que intervino personalmente la infanta Cristina "anunciado a los aspirantes, cuya situación irregular en España le era conocida, que de ser contratados se les abonarían sus salarios 'en negro'", según el auto. Accedió a documentar esta relación laboral cuando los empleados se lo pidieron para obtener el permiso de residencia "pero haciendo figurar entonces como empresa contratante a Aizoon SL cuando los empleados nunca prestaron sus servicios para tal entidad".

.- Dos facturas de 464 euros cada una, del año 2007, por el concepto de "selección de personal" emitidas por la empresa Sarriá Serveis dedicada a la mediación en la contratación del servicio doméstico. "Se desconoce a qué personal se está refiriendo -explica el juez- pero, tratándose de doméstico, parece claro que sí tendría mucho que ver con la vivienda y nada con las oficinas de Aizoon S.L.".

.- Facturas de Siemens, de diciembre de 2005, por la adquisición de equipos de telefonía y comunicaciones por importe de 8.628 euros.

.- Instalación de una antena parabólica, receptor y monitor de Siemens, en julio de 2006, por importe de 4.893,24 euros por determinados trabajos que explícitamente se dice en la factura que han sido realizados en "una vivienda unifamiliar".

.- Seguro del hogar sobre la vivienda familiar que se carga a Aizoon, S.L.

.- Factura de Talleres Colmenero, empresa dedicada a la realización de elementos decorativos estructurales, como son barandillas y pasamanos. El importe fue de 46.291,15 euros y se cobró el 27 de enero de 2006. Los trabajos se realizaron, según el auto, en la vivienda familiar de Pedralbes, en Barcelona, copropiedad de Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón. Así lo asegura el administrador de la empresa, lo que al juez le resulta creíble ya que Aizoon estaba registrada en esas fechas en un piso de la calle Balmes compartido con otras 11 empresas más.

.- Factura de López Lanjarin Hnos, empresa dedicada al doble acristalamiento y emitida en diciembre de 2005 a Aizoon por importe de 28.914,75 euros.

 Estos gastos son expuestos por Castro "a título de ejemplo" porque la cuantía de las facturas indebidamente contabilizadas a cargo de Aizoon es "muy superior".

El auto concluye que todo indica que la infanta Cristina debió participar activamente en la organización y presupuestos de los gastos de caracter personal que pagó Aizoon con dinero público: "si ella no los abonó de su propio peculio y debiera saber que tampoco lo hizo su marido, no pudo pasársele por alto que lo fueron por la entidad mercantil participada por ambos", razona el juez Castro.

El auto concluye que la infanta participó de las actividades de su esposo "lucrándose en propio beneficio" y "facilitando los medios para que lo hiciera" Urdangarín, mediante "la colaboración silenciosa de su 50 % de capital social de los fondos ilícitamente ingresados" en la empresa familiar Aizoon. 

 El juez Castro razona en el auto en el que concreta los delitos de esta pieza separada del caso Palma Arena que la mercantil Aizoon no ha repartido dividendo alguno entre sus dos socios, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín. "Lo que se aviene mal" con que simultáneamente se carguen a Aizoon gastos "tan estrictamente personales" como son los facturados a esa empresa, así como los costes de los empleados del servicio doméstico "que fueron contratados directamente por la propia doña Cristina de Borbón y Grecia a sabiendas de que se repercutirían a Aizoon S.L."

La desviación de fondos del Instituto Noos a Aizoon para reducir su base imponible del Impuesto de Sociedades lleva al juez a colegir que los gastos personales cargados a Aizoon "se estarían financiando con cargo al erario público".

Recuerda el juez en su auto que los dos únicos socios de Aizoon son cónyuges, que ambos se repartían personalmente la presidencia de la sociedad, donde se cargaban los gastos personales del matrimonio, compartían tarjetas de crédito y el domicilio social era la residencia del matrimonio.

 'Colaboró activamente'
La intuición del juez Castro es que todas las entidad es de la trama "respondían a una unidad organizativa con comunes órganos de gobierno y sedes sociales", donde los trabajadores se adscribían "caprichosamente" a las distintas  empresas con independencia de para cuál de ellas se prestaba el servicio.

Según el modus operandi, la intervención de Aizoon, de la que la infanta es socia al 50%, fue "imprescindible para la consumación de la defraudación" fiscal, hecho que ha reiterado la propia Agencia Tributaria.

Los supuestos delitos contra la Hacienda Pública que el juez imputa a Iñaki Urdangarín, en los ejercicios 2007 y 2008, "dificilmente se podrían haber cometido sin, cuando menos, el conocimiento y aquiescencia de su esposa por mucho que de cara a terceros indiciariamente mantuviera una actitud propia de quien mira para otro lado".

En contra de la tesis de la defensa, el juez Castro considera que hay "sobrados indicios" de que la infanta Cristina "colaboró activamente" en las irregularidades de la empresa Aizoon.

Castro sostiene que Urdangarín defraudó 182.005 euros en 2007 y 155.138 en 2008 en sus declaraciones de IRPF. Estos supuestos delitos se atribuyen también a la infanta Cristina porque se llevaron a cabo a través de Aizoon, al tiempo que también la imputa por el delito de blanqueo de capitales.

La empresa Aizoon cambió varias veces de domicilio y el juez instructor considera "difícil compatibilizar" el "trasiego domiciliario" con lo que la infanta Cristina "podría suponer que era una sencilla y entrañable entidad familiar".

El juez cierra la instrucción de este caso y atribuye a Urdangarín 25 presuntos delitos: cinco de prevaricación, cinco de malversación de caudales públicos, cinco de fraude a la administración y cinco de tráfico de influencias, uno de falsedad en documento oficial, uno de falsificación de documentación mercantil, uno de estafa y dos delitos de fraude a Hacienda.

En total, el juez plantea que deben ser juzgadas 16 personas por supuesta malversación, prevaricación, fraude a la Administración, tráfico de influencias, falsedad en documento público, estafa, delitos contra Hacienda, falsificación y blanqueo.

La Audiencia de Palma estudiará los recursos que se interpongan contra este auto y dictará el auto de apertura de juicio oral contra las personas que deben ser procesadas en base a los hechos descritos por el juez José Castro.


La infanta Cristina colaboró "activamente" en el blanqueo de fondos públicos obtenidos con "favoritismos y compadreos"

El juez concluye que financió con cargo al erario público gastos personales como viajes al extranjero, regalos, sesiones de liderazgo, decoración, servicio doméstico irregular pagado ‘en negro', fiestas... Afronta hasta 16 años de prisión. El matrimonio Urdangarín/Borbón utilizó su pertenencia a la familia real.

JULIA PÉREZ Madrid 25/06/2014

Una sociedad conjunta integrada por Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina, de tan sólo 3.600 euros de capital social, fue el epicentro de una estructura societaria organizada por los duques de Palma para defraudar y encauzar el reparto de beneficios del matrimonio. Su nombre, Aizoon, y su destino: vaciar un aparente Instituto sin ánimo de lucro, Nóos, con el que el duque y su socio, Diego Torres, pasaban la gorra entre administraciones públicas y empresas y facturaban "inverazmente". El objetivo: crear un patrimonio familiar y rentabilizar su pertenencia a la familia real.

El auto del juez de instrucción 3 de Palma, José Castro, es contundente: no cree a la infanta Cristina y pide que sea juzgada por participar activamente en el vaciado de fondos del Instituto Nóos, que fueron obtenidos previamente con "favoritismos y compadreos". Los delitos a los que se enfrenta la infanta de España: dos delitos contra la Hacienda Pública y uno de blanqueo de capitales.

La sociedad Aizoon se trataba "de una sociedad pantalla sin apenas actividad y carente de personal efectivo", y creada como cauce para vaciar los fondos obtenidos del erario público. "Cauce en el que directamente intervino activamente Doña Cristina de Borbón y Grecia", sostiene el auto de Castro. Así lo refleja "hasta la saciedad" la propia Agencia Tributaria, los testigos y lo confirma el propio contrato de arrendamiento con la sociedad suscrito personalmente por ella como arrendadora.

Su marido, Iñaki Urdangarín, se asoció con Diego Torres "al objeto de rentabilizar económicamente hasta donde les fuera posible ante entidades privadas e Instituciones públicas el área de influencia que se derivaba del parentesco del primero con la Casa Real".

Como los millonarios beneficios obtenidos por el Instituto Noos eran "irreconciliables" con su naturaleza de entidad sin ánimo de lucro, "obligado era vaciar sus cuentas y en esa labor cobró toda su virtualidad" una red societaria que ambos crearon y "se afanaron de una manera compulsiva en facturar inverazmente contra aquella cuantos conceptos tenían a su alcance", sostiene el auto en el que se detallan los delitos y se imputan a 16 personas.

Dado que esas facturaciones provocaban una "derivación indeseable", como era el aumento de la base imponible del Impuesto de Sociedades, "se urdió un sistema de cruce de facturaciones" para que las sociedades de la trama quedaran con tipos mínimos. Otro sistema "para conseguir el mismo objetivo" fue Aizoon, creada en 2002, con el "deliberado propósito" de servir de cauce para el reparto de beneficios y gracias a la cual la familia Urdangarín/Borbón experimentó "un nada despreciable alivio". Y cuando ya no les resultó suficiente, se crearon sociedades opacas en Belice y Londres.

El dinero público desviado de Nóos a la empresa que la infanta Cristina tenía al 50% con Iñaki Urdangarín fue destinado a la reforma del Palacete de Pedralbes, en Barcelona, que adquirieron, además de gastos personales como viajes al extranjero, regalos, sesiones de liderazgo, decoración, servicio doméstico irregular pagado ‘en negro', fiestas, clases de baile de salsa y merengue, viajes de lujo y celebraciones familiares, con la contratación de carpas, mimo y globos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada