jueves, 5 de junio de 2014

790.- EL PATRIMONIO DEL MONARCA

¿A cuánto asciende la fortuna personal del Rey? 'The New York Times' reabre el debate


EL PATRIMONIO DEL MONARCA SIGUE SIENDO UNA INCÓGNITA


¿A cuánto asciende la fortuna personal del Rey? 'The New York Times' reabre el debate

José L. Lobo


El diario The New York Times calcula que la fortuna de Don Juan Carlos se eleva a 2.300 millones de dólares, casi 1.800 millones de euros. En una amplia información publicada el pasado fin de semana, el periódico neoyorquino -que alude al "estilo de vida lujoso" y a la "fortuna opaca" del Rey- afirmaba que "sigue siendo un secreto cómo ha amasado su considerable riqueza personal". ¿Es desorbitada la cifra revelada por el prestigioso rotativo? Resulta muy difícil saberlo. Porque, a diferencia de ministros, altos cargos y diputados, el jefe del Estado no está obligado a revelar su patrimonio.

Asegura The New York Times que los bienes de Juan Carlos de Borbón a su llegada al trono, tras la muerte del general Francisco Franco, equivalían a "prácticamente nada". Desde entonces, el monarca "ha trabajado duro para generar su propia fortuna personal, más allá de los 8,3 millones de euros de presupuesto anual", en alusión a la asignación para la Casa del Rey consignada en los Presupuestos Generales del Estado, que en 2013 ascenderá a 7,93 millones, un 4% menos que este año.

Fuentes del diario neoyorquino han reconocido a El Confidencial que su cálculo del patrimonio del Rey se basa en "un promedio de cifras ya publicadas", no en una investigación propia. "El objetivo de la información era resaltar que, cuando el Rey aparece en listas de fortuna de los personajes más ricos, siempre alcanza una cifra muy por encima de lo que cabría suponer tomando en cuenta el presupuesto anual de la Casa Real", añaden las mismas fuentes.

Las únicas listas de fortuna en las que hasta la fecha ha aparecido Don Juan Carlos son las publicadas por la revista Eurobusiness, ya desaparecida, y el anuario Forbes. Ambas, curiosamente, coinciden prácticamente en la cifra aportada por The New York Times: casi 1.700 millones de euros. Con la salvedad de que la primera de esas publicaciones, propiedad del patrón de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone hasta su cierre en 2004, desglosaba en dos esa cantidad: 545 millones de euros de "fortuna personal" y otros 1.136 millones de "bienes familiares".

¿Cifras descabelladas?

La Casa del Rey siempre ha tachado esas cifras de descabelladas, pero se ha negado a desvelar la cuantía de la fortuna del monarca con el argumento de que su patrimonio personal es un asunto privado. En 2003, cuando Eurobusiness se refirió a las opacas cuentas de Don Juan Carlos, el Gobierno de José María Aznar, a través de su embajada en Londres, remitió una carta de protesta a la revista en la que afirmaba que la mencionada cifra "sólo se puede explicar por haber entendido ustedes, erróneamente, que los bienes públicos propiedad de Patrimonio Nacional son propiedad privada de Su Majestad el Rey, lo cual es evidentemente inexacto".

Esa argumentación, en el mejor de los casos, sólo podría ser aceptada parcialmente, ya que el inventario de los inmuebles gestionados por Patrimonio Nacional -el organismo que custodia los bienes de titularidad estatal cuyo uso está reservado al Rey y los demás miembros de la familia real- es vastísimo y de un valor incalculable. Esos bienes incluyen los palacios reales de Madrid, La Granja de San Ildefonso (Segovia), Riofrío, también en Segovia, y La Almudaina (Palma de Mallorca); los reales sitios de San Lorenzo de El Escorial, El Pardo y Aranjuez, todos en Madrid; los Reales Alcázares, en Sevilla, y una decena de monasterios, abadías, conventos, panteones y jardines.

La Casa del Rey hizo públicos a finales del pasado año, por primera vez en democracia, los sueldos de Don Juan Carlos (292.000 euros anuales) y del príncipe Felipe de Borbón (algo más de 146.000 euros). Pero ese inédito ejercicio de transparencia, a rebufo del desplome en la credibilidad de la institución monárquica por el caso Urdangarín y, más tarde, la cacería de elefantes en Botsuana, se ha quedado corto. El Confidencial preguntó ayer a un portavoz oficial de La Zarzuela si el monarca tiene intención de dar a conocer también los datos de su patrimonio y el de los demás miembros de la familia real, como hacen, por ejemplo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o el del Congreso, Jesús Posada. El citado portavoz se comprometió a responder hoy a esa pregunta.

La herencia de Don Juan de Borbón

Diversas fuentes consultadas sostienen que el único patrimonio inmobiliario conocido del Rey es el que su padre, Don Juan de Borbón, legó al actual monarca y sus dos hermanas, las infantas Pilar y Margarita de Borbón. Esos bienes son un chalet en la lujosa urbanización madrileña Puerta de Hierro, bautizado como Villa Giralda, en recuerdo de la vivienda de Estoril donde los padres del monarca pasaron parte de su exilio, y posteriormente vendido por 2,7 millones de euros; un apartamento en esa misma localidad portuguesa y parte de un edificio de oficinas en la Gran Vía madrileña. A estas propiedades hay que sumar un chalet adosado en la urbanización La Pleta de Baqueira (Lleida), que le fue regalado por los propietarios de la estación de esquí.

Esas mismas fuentes aseguran que el Rey ha comprado en los últimos años varios inmuebles, en España y fuera de nuestro país, y valiosas obras de arte, además de haber invertido en bolsa importantes cantidades. Y añaden que tanto esas propiedades inmobiliarias como las cotizadas pinturas e inversiones financieras de Don Juan Carlos no figuran a su nombre. El Confidencial también ha preguntado a la Casa del Rey por el origen y naturaleza de esas supuestas adquisiciones e inversiones bursátiles.

El informe publicado por The New York Times cita a Herman Matthijs, un profesor de finanzas de la Universidad de Bruselas y especialista en el estudio de los presupuestos que los gobiernos de las monarquías parlamentarias europeas destinan al sostenimiento económico de sus casas reales. Tras recordar que Matthijs "ha buscado información, sin éxito, sobre la fortuna personal del Rey", el diario estadounidense entrecomilla una frase del profesor belga: "Supongo que al menos es millonario, pero la pregunta es: ¿Es billonario? ¿Cuál es su verdadera riqueza?". La respuesta sólo la tienen Don Juan Carlos y, tal vez, su círculo más íntimo.


El rey Juan Carlos en Abu Dabi



La controvertida fortuna privada de Juan Carlos I, ¿un secreto de Estado o un bulo periodístico? 


El diario estadounidense The New York Times publicó en septiembre de 2012 que el patrimonio del Borbón podría superar los 1.680 millones de euros. 

El canal de noticias NBC sostiene que la cifra es aún mayor, y rondaría los 2.000 millones de euros, si bien no cita las fuentes que la apoyan. 

Los defensores de Juan Carlos I argumentan que la fortuna no es tal, ya que la gran mayoría pertenece al Estado, a través de Patrimonio Nacional. La Familia Real recibe este año una asignación de 698.000 euros, pero el presupuesto total de la Casa Real es de 7,7 millones de euros. 

Una polémica a medio camino entre el asunto de Estado y el ámbito privado. La inminente abdicación del rey Juan Carlos I supondrá no solo el traspaso de la Corona a su hijo, Felipe de Borbón, sino la retirada, en la práctica, de un monarca que ha ocupado el cargo durante casi 39 años. 

El traspaso, que se producirá el próximo 18 de junio, conllevará un cambio de estatus para el todavía Jefe del Estado. 

Las cuentas y el patrimonio del rey se han visto históricamente envueltos en un halo de secretismo, por su inviolabilidad y la falta de transparencia La situación jurídica de Juan Carlos está aún pendiente de definirse, ya que los legisladores tienen todavía que aprobar una regulación específica que determine su condición a partir del momento del traspaso de poderes. 

También queda en el aire la situación económica del hasta ahora monarca español. ¿Recibirá una asignación como miembro de la familia real? ¿dispondrá de una herencia y un patrimonio del que no se conocen cifras oficiales? 

Las cuentas de la Casa del Rey y sus propiedades se han visto históricamente envueltas en un halo de secretismo, auspiciado por la inviolabilidad que le concede la Constitución Española y por la negativa de la Corona a publicar sus cuentas. De hecho, no fue hasta finales de 2011 que la institución se decidió a publicar y desglosar su presupuesto por primera vez en la web. 

No se contabilizaban, no obstante, otros muchos gastos asociados a la Corona, como los viajes al exterior, la seguridad o los coches oficiales, que están asignados a partidas presupuestarias de otros ministerios como Defensa, Interior, Exteriores, Economía y Hacienda y Presidencia, entre otros. 

Más de 7,7 millones de presupuesto en 2014 

El pasado mes de febrero la Casa del Rey hizo público el presupuesto de gastos para 2014: Unos 7,7 millones de euros, una cifra un 2,2% más baja que un año ants, según consta en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). 

De esta cantidad, con la que se pagan además gastos y servicios generales, las retribuciones brutas de la familia real ascendieron a 698.331 euros, entre lo que reciben el rey, el príncipe, la reina, la princesa y las infantas. 

Los reyes: El monarca tenía planeado percibir este año un total de 292.752 euros brutos, de los que más de 140.000 corresponden a su asignación personal y el resto a gastos de representación. 

Por su parte, la reina Sofía tiene asignados más de 131.700 euros, de los que 68.500 euros se destinan a gastos de representación. Felipe y Letizia: El príncipe, al menos durante el tiempo que tenía previsto ejercer como tal, estaba destinado a cobrar 146.376 euros brutos, de los que alrededor de 70.000 euros formaban parte de su dotación. 

Su esposa, la futura reina de España, cobraría algo menos: unos 102.400 euros. Las infantas: Elena, que cobra de una entidad privada, recibirá este año unos 25.000 euros por gastos de representación. 

Por otro lado, Cristina no percibirá asignación oficial alguna en 2014, ya que también cobra de una entidad privada (la Fundación La Caixa) y no participará en ningún acto oficial de la Casa Real. Por el momento, a la vista de los gastos conocidos hasta ahora, no exentos de interrogantes, el futuro exrey no contaría con una partida de ingresos públicos conocida, ya que los sueldos de la Corona se han venido fijando en función de la representatividad y las actividades oficiales. 

Así, dependerá de lo que decida asignarle su hijo Felipe y de las funciones que pase a ocupar una vez abandone el trono. Un patrimonio controvertido Mención aparte merece uno de los aspectos más controvertidos de la Corona: El Patrimonio de los Borbones heredado por Juan Carlos I. 

La ausencia casi total de datos oficiales y la opacidad de la Casa del Rey han levantado no solo un velo de oscuridad sobre la verdadera fortuna del monarca, sino que ha posibilitado la emergencia de todo tipo de estimaciones, en algunos casos astronómicas. 

Es el caso, por ejemplo, de los cálculos "estimados" por otros y publicados por el diario estadounidense The New York Times, que en septiembre de 2012 estimaba una fortuna familiar de alrededor de 2.300 millones de dólares (unos 1.680 millones de euros al cambio). 

"El rey es ampliamente valorado en los círculos empresariales por actuar como un intermediario ocasional y un embajador económico para su nación, pero cómo ha amasado su sustancial riqueza personal permanece siendo un secreto", destacaban desde el medio neoyorquino, quien cuestionaba la forma en que esta fortuna podría haberse amasado. 

El rotativo nombraba en su información al profesor de la Universidad Libre de Bruselas Herman Matthijs, como experto en patrimonios de la realeza europea y autor de un informe en el que desglosa dichas fortunas. Este diario no ha logrado encontrar ningún informe o documento público de este autor al respecto. Una cifra aún mayor contabilizan desde la televisión también estadounidense NBC. 

El canal de noticias calcula una fortuna en poder de Juan Carlos I de alrededor de 2.000 millones de euros, si bien tampoco citan a nadie en concreto como autor de estas estimaciones. En 2003 la revista EuroBusiness publicó otro ranking en el que situaba al monarca entre los europeos más ricos (en la posición 112) con un patrimonio total de 1.700 millones de euros. A falta de cifras oficiales, las estimaciones de medios internacionales de prestigio oscilan casi todas en unos rangos similares y situarían al rey como una de las personas más ricas de España. 

En defensa de Don Juan Carlos, fuentes del Gobierno han desmentido estas cifras, argumentando que estos medios contabilizaban en una gran parte de esta fortuna bienes y objetos que en realidad pertenecen al Patrimonio Nacional, es decir, que son de propiedad pública sin bien el uso y disfrute lo ha venido ejerciendo el monarca. Herencia liquidada al morir Franco En España, algunos autores como el periodista José María Zavala se han adentrado en la investigación del patrimonio real. 

Así, una obra de este autor publicada en 2010 (El patrimonio de los Borbones, Esfera Libros) hablaban de una fortuna del abuelo del rey, Alfonso XIII, que a principios del siglo XX rondaba los 144 millones de euros de la época. Su hijo Juan, padre de Juan Carlos, fue el principal beneficiario de esta herencia, que fue liquidada a la muerte de franco en su mayor parte, según el autor. En abril de 2013 este legado real volvió a salir a la luz después de que el diario El Mundo publicara que Juan de Borbón legó un patrimonio de más de 1.000 millones de pesetas a sus hijos, a través de tres cuentas en Suiza. 

Una vez más, la falta de transparencia fue determinante: La Casa Real negó cualquier explicación y no aclaró su en su momento se tributó por ese dinero. Tan solo se limitaron a asegurar que Don Juan Carlos no tiene ninguna cuenta en el extranjero y que los fondos heredados de parte de Don Juan fueron liquidados ya en 1995. 

El partido del Gobierno, por su parte, impidió que el Congreso preguntara por más detalles sobre este legado y las cuentas suizas. El PP también ha bloqueado recientemente varias preguntas formuladas por IU en relación a hipotéticas operaciones de intermediación comercial llevadas a cabo por el rey en sus viajes oficiales con empresarios. 

Y es que son cada vez más quienes se preguntan si no podría haber cobrado comisiones o premios por esta actividad mediadora de alto nivel. Yates, cintas y otros regalos de lujo Más allá de los datos generales, la Casa Real se ha visto rodeada de lujo y regalos concretos, algunos de ellos con historia. En junio de 2012, la web Vanitatis informabda de que el jeque de Emiratos Árabes Unidos le regaló a Juan Carlos I dos automóviles Ferrari valorados en unos 500.000 euros. Sendos bólidos que venían a completar una colección de coches de lujo a disposición del rey que cuenta con más de 70 referencias: Rolls Royce, Mercedes... Vehículos exclusivos, algunos de los cuales fueron puestos a la venta, como el Maserati Quattroporte vendido al presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández. 

Los dos Ferrari, por su parte, fueron cedidos al museo de la Guardia Real, según informó el semanario Tiempo. Polémico también ha sido el regalo que los empresarios baleares entregaron a Juan Carlos para disfrutar de sus vacaciones: El yate Fortuna. Esta embarcación de recreo, valorada en unos 3.000 millones de pesetas (18 millones de euros) fue devuelta a inicios de este año por parte de Patrimonio Nacional, que se lo entregó de vuelta a la Fundación Turística y Cultural de les Illes Balears (Fundatur) después de un usufructo de más de 13 años por parte de la familia real. 

En mayo de 2013, y a la vista del cada vez menor uso que se hacía del yate, el Jefe del Estado decidió renunciar al mismo. Otros casos especialmente polémicos han girado alrededor de gastos especialmente altos en relación a la Casa del Rey. Así, en diciembre de 2013 se conoció que Patrimonio Nacional había gastado 3,4 millones de euros en construir un pabellón de caza en el Palacio de la Zarzuela. 

Dos años antes, en 2011, la oposición en el Congreso denunciaba la compra de una cinta andadora para la Casa Real valorada en más de 14.000 euros. 

La pregunta parlamentaria nunca llegó a realizarse.






Julio Anguita: ”¿De dónde ha sacado la fortuna el rey si vino con una mano delante y otra detrás?”

Como nos tiene acostumbrados, Julio Anguita, ha dado un ejemplo de claridad y hombre de principio en el programa ‘La Sexta Noche’. Tanto en la entrevista previa como, en el cara a cara, con los cuatro periodistas que le preguntaron acerca de todo tipo de cuestiones, desde la Monarquía, Gobierno, Partidos, hasta sobre el Papa, ha dado una talla intelectual e ideológica ejemplar, con educación y una evidente cultura, pero sin pelos en la lengua.

Preguntado por el rey dijo: ” ¿De dónde ha sacado la fortuna el rey si vino con una mano delante y otra detrás? Allá ellos, si no lo explican”.

Recordó la frase de un ministro, en su etapa de diputado, cuando dijo que España es un buen lugar para hacer negocio. Para Anguita, aquello le sonó el comienzo de la corrupción. Para el ex coordinador de IU, que un ministro no hable de educación, agricultura, servicios etc. y se limite a resaltar el fenómeno de los negocios, fue una expresión de la decadencia política española. Denunció que en las etapas de Felipe GonzAlez hasta Zapatero, pasando por Aznar, España no ha creado riqueza. Porque “riqueza no es dinero”. Recordó el comienzo de las privatizaciones con la presidencia de Felipe González aludiendo a la banca pública del momento que fue privatizada por el socialista, así como de otras privatizaciones esenciales. De Aznar dijo que era Joseantoniano, es decir, de la misma cuerda ideológica que José Antonio Primo de Rivera. De Zapatero, que era “Alicia en el País de las Maravillas”, todo iba bien, con una gran banca etc.

” Antes se avergonzaban algo”, refiriéndose a los gobiernos anteriores, para luego culminar : ” Ahora lo hacen con total impunidad”.

En relación al caso de los ERE y el gobierno de Andalucía, preguntado por una periodista, contestó sin remilgos: ” Yo me hubiese ido”

Advirtió que el Gobierno es sólo una manija del poder real (banco Santander, BBVA, eléctricas…). Y que sólo cambiaría el futuro oscuro que espera a este país, si la juventud que espera en su casa, despierta y participa activamente en una alternativa de Poder ciudadano.

Una de las tertulianas, le sacó el tema de pedir responsabilidades patrimoniales a políticos como Zapatero y Solbes, que no vieron venir la crisis. La contundencia de Anguita no se hizo esperar:” Como aquí se pidan cuentas, no queda nadie, empezando por la Zarzuela y terminando por el último Ayuntamiento”.

Respondiendo cuál sería su primera medida de gobierno en el supuesto de ser elegido Presidente del Gobierno, dijo :” Me conformaría, de inicio, con que se cumpliera y se hiciera cumplir la Constitución. Ese día estallaría la Revolución en España”. “Aquí se vive de incumplir todos los días la Constitución. Este país no conoce la Constitución y el Gobierno menos”, dijo a continuación.

Insistió: “Mientras estemos en esta UE, no podremos crecer ni crear empleo”.

Preguntado a qué Jefes de Estado visitaría si fuese Presidente del Gobierno, contestó:”Quizá el primero sería Portugal, por esa idea que tengo de la República Ibérica, es un país hermano. Seguiría por Italia y Grecia. Al que no le pediría entrevista, porque no tengo nada que decirle, es a Obama”.

Sobre Cataluña, denunció los perversos intereses de la burguesía catalana, que nada tienen que ver con los de la mayoría de los catalanes. Pidió que se fuera más pedagógico a la hora de explicar a los catalanes las relaciones económicas entre Cataluña y el resto del Estado.

Sobre la ley de Seguridad, que prepara el ministro del Interior, aseveró:” Pese a su ley, voy a seguir manifestándome”.

Denunció las corruptelas que se inician entre pasillos, de políticos con jueces, empresarios… para culminar con un consejo, precisamente a los representantes políticos:” Los políticos que vayan a comer a su casa y que dejen de cenar tanto”.

Para Anguita, el Papa “les salió rana”. Manifestó sentirse agradablemente sorprendido por algunas declaración de Francisco I, recordó que un Papa murió pronto, misteriosamente, por decir algo en privado, ” éste lo está diciendo en público”. Aunque recordó que el Papa no es un líder porque si lo fuera, muchos católicos habrían cambiado su actitud.

La intervención de Julio Anguita en el programa de La Sexta, fue interrumpida por los aplausos del público que llegó en ocasiones, a ovacionarle. Dejó, como se puede ver en este texto, muchos titulares para los medios de comunicación, sin duda, lo más importante de todo, fue su claridad de ideas, su firmeza ideológica y la conexión evidente que tiene con los ciudadanos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada