viernes, 15 de junio de 2012

508.- DE CASTA LE VIENE AL GALGO



DE CASTA LE VIENE AL GALGO


«¡Pobre reina Sofía!»: el diario alemán Bild considera un "gran escándalo" la vida privada del rey de España

El diario alemán Bild considera un "gran escándalo" el hecho de que la princesa Corinna Zu Sayn-Wittgenstein "comparta incluso alfombra roja con el Rey Juan Carlos" en el extranjero.

En el relato sobre la relación entre el rey español y la alemana, Bild publica una fotografía, tomada en Stuttgart en 2006, en la que aparece Corinna recibiendo honores militares junto al rey de España, en la alfombra roja.

Sin embargo, fuentes de la Zarzuela han explicado al diario español El Mundo que la princesa Corinna no llegó en el viaje junto a don Juan Carlos, sino que formaba parte de la comitiva de bienvenida.

Bild menciona también un viaje a Arabia Saudita y se pregunta "¿Cómo soporta Doña Sofía a Don Juan?", expresando lástima por una reina intachable colocada en esta dolorosa situación por su propio marido."¡Pobre reina Sofía! ¿Se mantendrá mucho más tiempo el matrimonio real?".

Las revistas alemanas han reaccionado rápidamente y con duras críticas a estas informaciones que insinúan una doble vida del Rey.

20 Minutten le reprocha su "crueldad con la Reina" y la redactora jefe de Bunte en Munich, Patricia Riekel, dijo en un programa televisivo que, "al igual que el recientemente dimitido presidente alemán, Christian Wulff, el rey debe saber que un jefe de Estado no tiene amigos. Sus amigos son los amigos de España y nada más".

El hecho es que Corinna, cuyo apellido de soltera es Larsen y que según Bild Zeitung pasa esta tormenta mediática en su casa de Mónaco, es hoy la indiscutible protagonista de la prensa rosa alemana.

Nació hace 47 años en Frankfurt. Su padre, Finn Bönning Larsen, de nacionalidad danesa, era el representante en Europa de las líneas aéreas brasileñas Varig.

Fue una persona respetada y querida en la capital económica de Alemania, donde colaboró financieramente para la reconstrucción de la Ópera y en la construcción del palacio de hielo. Tuvo dos hijos, Sven Erik y Corinna. La madre, Ingrid, sigue viviendo en Frankfurt.

El lado frívolo y mundano de Corinna, que se manifestó muy pronto, no era muy bien aceptado por su padre, una persona con conciencia social y con espíritu de mecenazgo. Tuvo que admitir que su única hija se casara muy joven con un empresario británico, Phillip Atkins, con quien tuvo en 1992 una hija, Nastassi.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada